Sólo un magnicidio pondría en peligro el proceso de paz: De Zubiría

Sólo un magnicidio pondría en peligro el proceso de paz: De Zubiría

31 de marzo del 2015

Una gran expectativa se ha generado en torno al tire y afloje entre el Gobierno y las Farc por el tema de si el proceso de paz es irreversible o no.

En el seno de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas, creado en La Habana, ha salido una voz alertando del peligro que podrían correr los acuerdos por una jugada que se estaría planeando desde sectores enemigos de los diálogos.

Lea también, Santos le pide al procurador que no se meta en el proceso de paz.

Sergio de Zubiría, licenciado en Filosofía y magíster en Historia, le dijo a Kienyke.com que lo único que haría tambalear el proceso de paz a estas alturas es un magnicidio. “Por ejemplo un magnicidio contra los comandantes en La Habana, o el asesinato del expresidente Uribe, y esto no es nada descabellado”, indicó.

También lea, ¿Qué tanto han estudiado los cabecillas de las Farc?

Aunque aseguró que no quiere ser un ave de mal agüero, de Zubiría señaló que hay que tomar todas las medidas de seguridad y estar alertas en esta última fase del proceso de paz, que según dijo, es la más difícil.

¿Por qué es la más difícil?

De Zubiría, quien es uno de los doce integrantes de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas, señaló que como los acuerdos están en su parte final, los enemigos de los mismos enfilarán baterías en su contra. Además, señaló que las discusiones en La Habana se pondrán más intensas porque se está debatiendo el desarme y la reinserción, junto con la participación política.

Asimismo, señaló que a pesar de las demostraciones de buen voluntad de ambas partes, el proceso no ha estado exento de problemas e inconvenientes. “Hay muchos elementos esperanzadores, pero al mismo tiempo vemos elementos como la ruptura de la tregua, sectores de extrema derecha que no quieren meterse en el proceso; vemos que la propia Comisión Asesora de la Paz tiene elementos de falta de representatividad”.

Proceso de Paz

Frente a este último tema, el filósofo e historiador manifestó que “no hay gremios de los propios terratenientes, no hay asociaciones campesinas, tampoco hay representación de partidos políticos”.

Sin embargo, Sergio de Zubiría resaltó los acuerdos logrados hasta el momento entre el Gobierno y las Farc, aunque admitió que no se trata de una reforma estructural, manifestó que es un paso positivo para reconocer a la población más vulnerable del país y repararlas.

“Lo que se pacta en La Habana en el primer punto no es una reforma agraria, sino un fondo de tierras  para entrega gratuita a los campesinos desposeídos. Aspiramos a que sea un fondo de tres a cinco millones de hectáreas, para que los más pobres vuelvan de las ciudades al campo”, dijo.

Frente al tema de la representación política en el posconflicto resaltó que la discusión se centró en la creación de una circunscripción especial en la Cámara de Representantes para aquellas “zonas que han sido las más ensangrentadas, donde no participarán los partidos tradicionales sino nuevos movimientos sociales y campesinos, dejando por fuera también a las Farc. Esto abre la posibilidad de participación política a grupos que nunca han llegado al Congreso”, dijo.

Respecto a si los jefes guerrilleros desmovilizados deben pagar cárcel, el integrante de la Comisión Histórica del Conflicto se mostró en desacuerdo con esta tesis.

“No en todo proceso de negociación hay que ir a la cárcel, está el ejemplo de Nepal, Filipinas, de las guerrillas de América Central, en los que por ser un delito político, una rebelión, no pagaron ningún día de cárcel; simplemente repararon a la sociedad con verdad, con reparaciones simbólicas. En Colombia ¿de qué nos ha servido que hayan ido a la cárcel un grupo de paramilitares?, ¿de qué les ha servido a las víctimas?. Hay una visión punitiva, vengativa, de que la única forma de hacer justicia es la retaliación”, señaló.

Aseguró que las víctimas en La Habana no han pedido cárcel para los guerrilleros, sino un cese bilateral al fuego.

Por último, en el tema de cómo deben ser refrendados los acuerdos, de Zubiría aseguró que para las reformas que necesita el posconflicto es necesario convocar una Asamblea Nacional Constituyente.

“Hay que reconocer que para refrendar los acuerdos en La Habana hay mecanismos mixtos; hay unas cosas que podrían ir a referendo y otros deberían ir a una asamblea constituyente, como por ejemplo, para el caso de la educación, la justicia, pues lo del equilibrio de poderes apenas son pañitos de agua tibia, lo que se necesita es abrir un debate grande en Colombia”, manifestó.

Sergio de Zubiria

Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas

¿Para qué fue creada esta Comisión? Sergio de Zubiría explicó cómo nació esta idea:

En Agosto del 2014 la mesa de La Habana llegó a un acuerdo para crear una comisión histórica para esclarecer las raíces del conflicto. Una vez se llegó al acuerdo de su funcionamiento y de las preguntas que tenía que responder, se empezó a crear una lista de intelectuales y académicos que podían aportar a esa comisión.

Tanto las Farc como el Gobierno designaron doce nombres que en un término de cuatro meses debía cada uno escribir un informe de 40 páginas que respondieran las siguientes preguntas: ¿Cuál fue el origen y las causas del conflicto armado?, ¿Cuáles son los factores y condiciones de la persistencia del conflicto?, ¿Cuáles han sido los impactos mayores en la población?, y ¿Cuáles son las responsabilidades?

Los informes se les entregaron a dos relatores: el exrector de la Universidad Nacional Víctor Manuel Moncayo y el embajador de Colombia en La Haya, Eduardo Pizarro León-Gómez. Las dos relatorías hicieron un solo informe con los doce informes entregados inicialmente, y este contó con más de 800 páginas.

Lo que tenía que hacer cada integrante de la comisión era leer, recopilar y estudiar trabajos investigativos ya elaborados. “Yo escogí un grupo de historiadores, escritores, sociólogos, politólogos, que ya han hecho trabajos consolidados para responder las cuatro preguntas formuladas. Hice referencia a Germán Colmenares, Álvaro Tirado Mejía, Marco Palacios. Después lo que hice fue organizar a los autores dependiendo de la intencionalidad de las preguntas, y sistematizar tesis, elaborar críticas sobre la guía”, explicó.

Sin embargo, el analista señaló que esta comisión histórica no tiene precedente en los procesos de negociación a nivel mundial, pues se conformó sin que se haya acabado el conflicto, y lo que busca es dar insumos para que sean tenidos en cuentas por la comisión de la verdad, que tendría que ser creada con la firma del acuerdo.

De hecho, días atrás las Farc le advirtió al Gobierno que las conclusiones que presentó la Comisión Histórica tienen que ser tenidos en cuenta y no convertirlo en un mero saludo a la bandera.

Según indicó Sergio de Zubiría, las causas del conflicto armado son profundas y múltiples. “Desde el primer informe de 1962, que es originario del debate, se habla de la multicausalidad y de la complejidad del mismo. Asuntos que se podían resolver a partir de reformas sociales, agrarias, pero que no se hicieron o se aplazaron, se fueron acumulando las causas y se fue volviendo el conflicto más grave”.

Aseguró además que “las causas hoy día del conflicto no son exactamente iguales, pero sí ha habido una persistencia de las mismas causas del origen de la confrontación armada (…) y la mayor impunidad en Colombia sería dejar intactas las causas que han desencadenado el conflicto armado”.

De otro lado, de Zubiría resaltó la cumbre mundial sobre paz que se llevará a cabo en Bogotá del seis al diez de abril y la gran marcha nacional por la paz, “en el que se aspira lleguen a Bogotá cerca de 200 mil personas, campesinos, indígenas, afrodescendientes”.