“Soy el eslabón de un malentendido”: contratista implicado en el último escándalo que sacude al Ejército

“Soy el eslabón de un malentendido”: contratista implicado en el último escándalo que sacude al Ejército

17 de febrero del 2014

Gabriel Eduardo Cruz Tinjacá, el comerciante involucrado en el escándalo de una supuesta red de corrupción dentro de las Fuerzas Militares, habló con KabinaK.fm de KienyKe.com sobre las casi 20 conversaciones reveladas por revista Semana en las que conversa con el coronel Róbinson González del Río sobre posibles contratos y comisiones por su consecución.

“Nunca tuve una empresa para contratar. No tengo la documentación para ser contratista, así que no puedo contratar porque legalmente no lo puedo hacer”, advirtió el empresario para asegurar que es falso que haya suscrito algún contrato con el ejército o que se haya beneficiado de las influencias de González del Río, quien cabe aclarar está bajo medida de aseguramiento por su presunta participación en el caso de los ‘Falsos Positivos’.

“Mi pecado fue el exceso en mis conversaciones.  Mis conversaciones suenan horrible”, añade, y se define como empresario independiente, sin ningún contrato vigente con el Estado y que, según dice, finalmente nunca participó en las licitaciones a las que se refería en sus diálogos con González del Río.

Cruz Tinjacá aseguró estar dispuesto a someterse a una investigación de parte de la Fiscalía General de la Nación o la Contraloría General de la República, para que verifiquen la procedencia de sus activos. “Les abro las puertas de mi casa; no soy un contratista millonario, ni siquiera soy contratista”.

Escuche la entrevista a Gabriel Eduardo Cruz Tinjacá

[soundcloud id=’135294406′]

Según dijo Cruz Tinjacá, las comunicaciones suyas con el coronel González del Río se originan en los posibles seguimientos que le hacían a este oficial por su caso de ejecuciones extrajudiciales, pero no se explica cómo llegaron a la prensa antes que surtir efecto ante las autoridades competentes.

“Como dicen popularmente, buscando a Pedro encontraron a Juan: yo solo soy el eslabón de un muy grave malentendido”, insistió el comerciante quien dijo ahora haber quedado desempleado debido a este escándalo.