Tratar más duro a Electricaribe plantea Ministro de Minas

Tratar más duro a Electricaribe plantea Ministro de Minas

6 de mayo del 2016

El Ministro de Minas y Energía, Germán Arce, le pide a la Superintendencia de Servicios Públicos un trato más duro contra Electricaribe, que se ha vuelto un dolor de cabeza para el gobierno y una afrenta para los ciudadanos.

El ministro recuerda el rol que tiene la Superintendencia, que debe velar por la calidad de la prestación del servicio, “que tiene las capacidades legales para supervisar, suspender, intervenir a una compañía prestadora de servicio publico”, según le dijo a Kienyke.

¿Se ha quedado corta la superintendencia porque el problema se ha extendido en el tiempo?

Cuando uno llega nuevo probablemente piensa que hay cosas que se pudieron haber hecho en el pasado. Yo entiendo que la superintendencia ha estado muy pendiente del tema pero creo que este es un problema al que le hemos dado demasiado tiempo y demasiadas largas. La gente ya no tiene paciencia para esperar soluciones y creo que es entendible por parte de los usuarios, yo creo que se necesita un poquito mas de mano dura.

Mano dura de la superintendencia?, mano dura del gobierno?, mano dura suya?

Yo creo que mano dura de todos.

¿La mano dura se traduce en sanciones o suspensiones?

Yo no tengo facultades en eso, creo que es una pregunta para la superintendente pero sobre todo cuando se firma un acuerdo de gestión y se firman unos compromisos esos compromisos hay que cumplirlos, uno no puede llegar nueve meses después a decirle a los usuarios que armó un plan, que el plan no se cumplió y que va a volver a armar otro plan.

Hay  que tener mucho cuidado porque estamos hablando de la expectativa que la gente tiene, que los usuarios tienen de que el gobierno está velando por sus intereses y por la calidad de la prestación de un servicio publico, ofrecido en este caso por un privado.

¿Se queja la gente con justificación o en demasía?

Cuando el problema es viejo y recurrente es natural que los usuarios tengan un nivel de desgaste mayor.Si usted tuviera un negocio y su congelador se la apaga tres o cuatro veces a la semana y el producto que usted vende se le pierde,  pues evidentemente a la quinta vez usted ya no quiere ninguna explicación. A mi eso me parece que es natural.

Es un servicio público y la gente espera que se presente de manera continua y de calidad, lo cual es apenas natural de parte de los usuarios.

Evidentemente el desgaste de una situación vieja hace mas difíciles las explicaciones por parte de la compañía, pero aquí lo que no se nos puede olvidar es que tenemos un deber con los usuarios y para garantizar ese deber tenemos que actuar en distintos frentes, en acciones de corto plazo con la Superintendencia y en pensar cuál es modelo adecuado de prestación del servicio en una zona tan compleja como es el Caribe. Si ese modelo no es el que está funcionando, tenemos que tomar uno nuevo. Tomará tiempo pero estamos en esa tarea.

Señor ministro. llega usted al cargo siendo muy joven pero en un momento de vacas flacas ¿cómo analiza el panorama que recibe?

Se lo digo con franqueza, yo creo que todas son oportunidades. Tuvimos un susto del fantasma del apagón, no nos apagamos. Creo que probamos el sistema que montamos después de la crisis de los 90 o después del apagón que sí ocurrió en los 90.

De ahí montamos esta insitucionalidad que se puso a prueba en una condición de estrés, con una condición de cambio climático que no era tan clara hace una o dos décadas y eso nos obliga a repensar si el tipo de regulación que tenemos atiende esos nuevos riesgos que se están presentando en el camino. Para mí esto es una oportunidad.

Yo creo que la institucionalidad operó,  hay que fortalecerla pero hay que tomar las lecciones aprendidas y sobre esa base revisar qué tenemos en la regulación, qué podemos modificar, o mejorar, lo que nos permita incorporar estos nuevos riesgos que han aparecido como nos ocurrió ahorita con el fenómeno del niño.