Turquía, foco de oportunidades para Colombia

18 de octubre del 2018

Este jueves 18 de octubre, en el segundo y último día de la Macrorrueda de Negocios colombianos en Turquía, más de 300 empresarios y exportadores del país se despidieron de potenciales o nuevos clientes provenientes de Europa, Medio Oriente, Asia y África, dejando para Colombia numerosas oportunidades de negocio que repotarán cuantiosas ganancias para distintos […]

Turquía, foco de oportunidades para Colombia

shutterstock

Este jueves 18 de octubre, en el segundo y último día de la Macrorrueda de Negocios colombianos en Turquía, más de 300 empresarios y exportadores del país se despidieron de potenciales o nuevos clientes provenientes de Europa, Medio Oriente, Asia y África, dejando para Colombia numerosas oportunidades de negocio que repotarán cuantiosas ganancias para distintos sectores de la economía.

Más precisamente, acudieron 163 compradores internacionales de países como España, Alemania, Francia, Holanda, India, Reino Unido, Corea, China, Singapur, Sudáfrica y Rusia, entre otros, y 52 empresas turcas, al Congress Center de Estambul.

Para poner algunos ejemplos, con frutas como el aguacate y la uchuva, los empresarios colombianos conquistaron los mercados internacionales gracias a la plataforma ofrecida por Turquía, uno de los países clave del planeta en términos geoestratégicos. Además, hubo productos de confitería, cosméticos, vestidos de baño y fajas, artesanías y software. Fueron al menos 90 bienes y servicios locales los que se exhibieron.

Juliana Villegas, vicepresidenta de Exportaciones de ProColombia, aseveró que esta Macrorrueda “demostró que este lado del mundo está cada vez más interesado en adquirir bienes y servicios de Colombia. Países con culturas tan distintas como Azerbaiyán, Noruega, España, Angola o Rusia se han mostrado muy interesados en la labor de nuestros empresarios. Y lo que también es fundamental: las empresas están preparadas para responder la demanda”,.

Un aliado que puede ser fundamental para el país

¿Pero qué opinan expertos en el tema sobre la importancia de fomentar los acercamientos con dicha nación del Medio Oriente? Kienyke.com consultó con varios de ellos. Fanny Ochoa, cofundadora del Centro Cultural Islámico de Colombia y directora del Instituto Halal Iberoamericano, explicó los motivos por los que consideró este encuentro (y los próximos), un hecho trascendental para la economía nacional.

“Fue clave la llegada de empresarios colombianos a Estambul, Turquía, para asistir a la Macro rueda de Negocios, organizada por Procolombia, ya que entraron en contacto con tres zonas de crecimiento económico: Medio Oriente, Asia y África y que según especialistas del tema se perfilan como los grandes focos de actividad económica en los años siguientes”, dijo.

“Nos entusiasma además la idea de que los sectores más buscados en el evento en Turquía son el agrícola, frutas procesadas y frescas, cacao, café, cosméticos naturales, vestidos de baño entre otros y que están abriendo puertas. Pero lo que no sabemos aquí en Colombia es que Turquía es el centro de un nuevo paradigma de la economía mundial, el mercado Halal, que ya no es un sector marcado por fronteras sino que está inmerso en la economía globalizada”, agregó.

Con Halal, Ochoa se refiere a la esfera de los negocios en el mundo islámico, una región que nunca ha dejado de contar con músculo financiero y que se caracteriza por su próspero comercio.

Lo que la experta en todo caso espera es que esto no sea cuestión de un evento, sino que implique una línea de política exterior que pueda acercar mucho más a Colombia con las naciones islámicas en términos de comercio.

Búsqueda de nuevos mercados

También en diálogo con Kienyke.com, Catherine María Pereira, directora de la carrera de Negocios Internacionales de la Universidad de La Sabana, expresó los beneficios que propicia a la industria colombiana un evento como el finalizado este jueves:

“Lo primero por resaltar es que Procolombia ha desarrollado un esquema operativo muy importante, estructurado en torno a la integración de los exportadores colombianos y los compradores en el extranjero. El segundo punto es que normalmente el comercio o se vuelve más grande con quien uno negocia o se vuelve más diverso al abrir mercados nuevos. Principalmente, el evento tuvo como objetivo el segundo punto, para encontrar oportunidades de vender en el exterior productos que todavía no estamos vendiendo”, argumentó.

Organizar por su parte una Macrorrueda de negocios en territorio turco ya es por sí mismo una ventaja. Como explica la experta, permite un traslado más fácil de posibles clientes (cercanos a dicha nación), comparado a si el evento se realizara en Colombia.

Oportunidades con Turquía

Pereira recalca que un sector que se podría ver muy beneficiado con vínculos comerciales establecidos con el país de Medio Oriente sería el de plásticos. “En el caso del mercado turco somos muy competitivos en productos plásticos como el PVC, lo que sería un foco para esas partidas arancelarias en ese sector”, explicó.

De momento se tiene claro qué interés hay de aquí para allá, pero de allá para acá también se le consultó a la experta: “Ellos de hecho por la cercanía de la UE desarrollaron en los años recientes industrias de ensamblaje en años recientes para transporte público. Cuando el presidente Erdogan estuvo en Bogotá estuvo revisando sistemas como el Transmilenio para mirar oportunidades de proveer lonas y sillas, entre otros insumos para el sistema. Ese es un rubro que les interesa”.

No obstante, aseguró que en los últimos años el interés del Estado y los empresarios colombianos por acercarse a la nación islámica está en merma, por cuenta de su inestabilidad política. “Ese impulso que en un momento dado se tuvo también se ha perdido por asuntos como el intento de golpe y algunos asuntos de falta de libertades. La relación con Turquía tiene un matiz político por el tema del autoritarismo”, afirmó.

En términos más generales y prácticos, Giovanni Reyes, doctor en Economía de la Universidad de Pittsburgh y docente de la Universidad del Rosario, explica que el simple hecho de mirar hacia nuevas latitudes es más que benéfico para Colombia.

“Fundamentalmente hacer un acercamiento con Turquía tiene de entrada un potencial de ventaja estructural que es el hecho de diversificar el comercio internacional. Por ejemplo, Centroamérica y el Caribe buscan el mercado de EE. UU. Los países andinos, en cambio, tienen la oportunidad de ser mucho más diversificados en su comercio internacional. Por ende hay que aprovecharlo. ¿Cómo buscar nichos comerciales que sean un motor de nuestra industria?”, señaló.

En cuanto al mercado turco como tal, Reyes consideró que “la potencialidad para Colombia es de un nicho de mercado buscando la situación del volúmen de exportaciones, ya que Turquía tiene una población considerable y por eso es una gran posibilidad. Pero además porque tiene un buen poder adquisitivo, no es despreciable su economía en cuanto a PIB”.

En conclusión, haber realizado una Macrorrueda de Negocios en territorio turco fue más que provechoso para la nación. “Nos queda entonces, preparar, bajo una política internacional sostenible a los empresarios colombianos para un comercio global de productos y servicios halal que se valora actualmente en alrededor de $ 3.9 billones. Y qué mejor que con un país con el que se tiene acuerdos comerciales vigentes y que está considerado como potencia emergente en todos los campos”, concluyó Ochoa.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO