A un año del acuerdo entre Gobierno y Farc

23 de noviembre del 2017

Este 24 de noviembre se cumple un año de la firma de los acuerdos.

Farc

Foto: Presidencia

Este viernes 24 de noviembre se cumple un año de la firma de los acuerdos de paz entre el Gobierno y las Farc, y la gran pregunta es hasta qué punto lo acordado se ha cumplido.

Considerado como un momento histórico, también fue blanco de críticas al realizarse a menos de dos meses de la victoria del No en el plebiscito para refrendar los acuerdos, por lo que muchos señalaron que no se realizó una revisión seria de las sugerencias realizadas por la oposición. Pero la necesidad de cerrar el trato apremiaba ante la posibilidad de que cuatro años de conversaciones resultaran infructuosas.

Varios fueron los puntos pactados, los cuales son considerados por las partes como fundamentales para finalizar con más de 50 años de enfrentamientos. Muchos han sido avances que se han logrado, pero también lo son las dificultades surgidas en el camino por diferentes motivos. Pese a eso, el Gobierno espera que el proceso llegue a feliz término.

Dejación de armas

El principal paso para que las Farc sean reintegrados a la sociedad era la dejación de las armas, un proceso que contó con el seguimiento de la Organización de las Naciones Unidas y que culminó el pasado 15 de agosto.

A la fecha fueron 750 caletas, 8.994 armas, cerca de 1.766.000 cartuchos de munición, y más de 40 toneladas de explosivos lo que las Farc entregó a la ONU. Todas estas armas serán fundidas para la construcción de tres monumentos en honor al histórico proceso de paz en Colombia, Cuba (país donde se realizaron los diálogos) y Nueva York (sede del organismo internacional).

Sin embargo, el desarme de las Farc no ha estado exento de criticas por parte de diferentes sectores. Algunos congresistas, analistas e influyentes personalidades del mundo de la política cuestionan si lo entregado por las Farc es en realidad la totalidad del armamento que poseía antes de las negociaciones, y creen que el poder bélico restante podría ser utilizado en la actualidad por grupos disidentes.

Disidencias y territorio abandonado

Uno de los más grandes temores tanto del Gobierno como de los opositores. Desde antes de la firma ya se especulaba con la posibilidad de que se crearan grupos disidentes de las Farc que no se adhirieran al acuerdo aceptado por el secretariado.

Lastimosamente, esto se hizo una realidad. Cientos de guerrilleros no entregaron sus armas y continuaron operando en diferentes lugares del país. El Frente 1 y el Frente 7, expulsados de las Farc tras rebelarse, reúnen en sus filas cerca de 700 miembros, operando en departamentos como Guaviare, Guainía, Nariño, Vichada, Vaupés, Caquetá, Chocó, Antioquia.

A esto se suma la preocupación de que las zonas abandonadas por las Farc están empezando a ser ocupadas por el ELN, el Clan del Golfo y otros grupos criminales, que aprovecharían para ejercer control de los cultivos de coca y rutas de narcotráfico.

Participación política

El pasado 9 de octubre las Farc inscribieron su partido político ante el Consejo Nacional Electoral (CNE), manteniendo las mismas siglas, pero ahora llamándose Fuerza Revolucionaria Alternativa del Común. Dicha colectividad recibió su personería jurídica el 31 de octubre, por lo que ahora tendrían vía libre para participar en política.

Así las cosas, Rodrigo Londoño, alias ‘Timochenko’, será candidato a la presidencia en las elecciones del 2018. De igual forma Jesús Santrich encabezaría la lista a la Cámara de Representantes e Iván Márquez al Senado de la República.

Para que esto se haga efectivo, todavía se deben resolver ciertos puntos en la discusión sobre la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, que se adelanta en la Cámara de Representantes.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO