Genocidio UP: “Todo pasó frente a nuestros ojos”

29 de julio del 2018

Antes de ser asesinado como muchos otros líderes de la Unión Patriótica, Jaime Pardo Leal, pidió, “al gobierno nacional que nos defina si tenemos el derecho de vivir o no en nuestro país”. De ahí, el último informe del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) que busca esclarecer los hechos titulado “Todo pasó frente a nuestros ojos. Genocidio […]

Genocidio UP: “Todo pasó frente a nuestros ojos”

Antes de ser asesinado como muchos otros líderes de la Unión Patriótica, Jaime Pardo Leal, pidió, “al gobierno nacional que nos defina si tenemos el derecho de vivir o no en nuestro país”. De ahí, el último informe del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) que busca esclarecer los hechos titulado “Todo pasó frente a nuestros ojos. Genocidio de la Unión Patriótica 1984-2002.”

El CNMH es la institución del gobierno encargada de investigar la evolución del conflicto armado en Colombia, sus víctimas y los hechos reales “para que no haya olvido ni repetición”. El informe es de libre lectura y explora los antecedentes desde una perspectiva múltiple y conjunta con víctimas, familiares, organizaciones políticas y la academia.

El documento se compone de ocho capítulos que argumentan el origen, desarrollo y determinación del genocidio político durante el lapso de 1984 y 2002. En 500 páginas caracterizan la violencia territorial, social y política del momento, describe los detonantes para el exterminio, exilio y victimización de quienes lograron sobrevivir y perfila los agentes armados involucrados en el caso de la UP.

Algunos de los casos en los que se sumergen para detallar el meollo del ‘genocidio’ es la negociación de paz con las FARC que llevaba el presidente Belisario Betancur, la estructuración de un estado neoliberal, las elecciones locales de alcaldes y la siembra cocalera que impulsaba la economía ilegal en el país.

¿Por qué reclaman las víctimas de la UP?

Las víctimas de la Unión Patriótica, tras 18 años de acorralamientos, amenazas y asesinatos sin responsables esperan una respuesta a los hechos de manera integral y oficial. Según el informe, “Todo pasó frente a nuestros ojos. Genocidio de la Unión Patriótica 1984-2002” son aproximadamente 4.153 víctimas de grupos paramilitares y de agentes gubernamentales.

Actualmente, el genocidio de la Unión Patriótica quedó en manos de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos CIDH, quien evaluará la vinculación del estado y su violación a los derechos fundamentales de una organización democrática.

Hay que recordar que los ataques a la Unión Patriótica comenzaron por su auge y proclamación de cambio en la política tradicional, pues en 4 años presenciaron el asesinato de dos candidatos presidenciales, entre ellos Jaime Pardo Leal; seis senadores, 17 diputados y 163 concejales departamentales.

En relación, el pasado 20 de julio se posesionó como congresista una de las sobrevivientes de la UP, Aída Avella, por la coalición Lista de la Decencia. La electa senadora tuvo más de 50 mil votos que para ella demuestra “una reparación que nos da el pueblo que debíamos haber recorrido hace más de 20 años”
Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO