Para mal, se está creando “la  tormenta perfecta”: Uribe Vélez

Para mal, se está creando “la tormenta perfecta”: Uribe Vélez

4 de abril del 2016

El expresidente Alvaro Uribe Vélez confiesa en esta entrevista que “llora para adentro”, en referencia a la tristeza que le causa ver a su hermano Santiago en la cárcel. Dice que la fiscalía está buscando ahora vincularlo con la muerte de Pedro Juan Moreno y no dejan de perseguirlo, incluso buscando en el exterior. Uribe hace un repaso de todas sus preocupaciones sobre el momento de la vida del país:

¿Cuáles son realmente las cifras de la marcha que ustedes acaban de promover y cumplir?

La verdad es que en el país hay enorme preocupación por el orden público, la paz, salarios, tendencia de sacar la corrupción con contratos corruptos, clan Úsuga, el maltrato en las fuerzas armadas, esa manifestación expresa el sentimiento de enorme preocupación de los colombianos.

La marcha era para quienes tenían preocupación por el país. Hubo muchas personas, claro que si. Incluso en Montería, donde fue aplazada para el domingo porque el gobierno no ofreció seguridad.

¿Usted cree que el gobierno los va a escuchar?

Hemos sido tan insistentes sobre todo en las negociaciones de La Habana, desde el Congreso, nos hemos reunido con asesores del gobierno, con los negociadores, y repiten y repiten lo mismo para tratar que todo el mundo adhiera, pero ellos solo escuchan a las Farc, y a quienes están de acuerdo con ese contenido, pero no a quienes tenemos miedo de la impunidad, a la que llamo la partera de nuevas violencias.

Alvaro uribe Vélez, ex presidente de Colombia

El Gobierno nunca quiso escuchar que contra las bandas criminales tocaba tener una iniciativa militar contundente. El Gobierno debe adoptar políticas sociales contra esas bandas, para rescatar a los muchachos que en las ciudades se están sumando.

Cuando terminó nuestro gobierno esas bandas estaban integradas por 2.400 personas. Hoy una sola de esas Bracrim tiene el tamaño de las FARC cuando empezó el gobierno nuestro en 2002. La inteligencian militar decía que las FARC tenia 30 mil, de los cuales 12 mil milicianos y 18 mil uniformados. Cuando terminó mi gobierno se habló de 6.800. E gobierno dice hoy que son 17 mil.

El apoyo de Maduro en Venezuela

El ELN estaba desarticulado y mire la capacidad criminal que expresa.

Hay muchas personas de las FARC –sigue

Uribe- que delinquen con uniforme de las Farc, porque Maduro los protege. Hace unas semanas el ELN cruzó la frontera desde Venezuela a 7km del territorio de Colombia y asesinó a dos escoltas de la fuerza pública del Alcalde de Saravena y regresó al escondite en Venezuela.

Se sabe -yo lo he conocido de primera mano- que Maduro utiliza el ELN para chantajear a Santos, quien lo sabe, pero utiliza a Maduro como mediador.

Ahora tenemos las FARC crecidos, el ELN crecidos, y el gobierno acepta negociar con ELN sin que se concentren, sin que entreguen secuestrados, y mire el tamaño de las bandas criminales, el tema es de bastante preocupación.

Regresando a tiempos de mayor violencia

¿Estamos volviendo a la época del 2001?

Para allá vamos Édgar. Mire el tema de la droga, no lo digo yo, el gobierno lo aceptó. Cuando el plan Colombia en el 2000 se dijo que este país tenía 170 ó 180mil hectáreas de droga, hace 3 años se había bajado a 43 mil. Un reporte reciente habla que hoy día tenemos 159 mil.

Enorme es el daño que le hace el narcotráfico al país, alimentando todas las esferas de la violencia y creando una economía ficticia, sin industria, sin agricultura, con dineros de narcotráfico.

El Gobierno autorizó que sembraran droga en el Catatumbo. El Gobierno suspendió la fumigación, redujo la erradicación manual, suspendió programas como familias guardabosques y trata al narcotráfico como delito conexo al del político, sin extradición, pero con elegibilidad política. Esto ha estimulado el sector del narcotráfico que es tan nocivo para Colombia.

¿Que es peor, el problema de orden público o el deterioro de economía y otros problemas de tipo social?

Eso es una tormenta perfecta, porque van relacionados, los altos impuestos, la eliminación de la ley que garantizaba reglas estables a la inversión, la desconfianza en acuerdos en La Habana.

¿Y cuáles son los efectos de esa tormenta perfecta?

Más violencia, así sea soterrada. El gobierno nunca creyó lo que iba armando ese clan Úsuga y las Bacrim, el gobierno desestimó el secuestro del ELN, ha desestimado el control territorial de las FARC en muchas regiones del país.

Córdoba sufre lo siguiente: en la cordillera está las FARC sembrando coca y en la costa están las Bacrim que compran esa coca y la exportan.

La ciudadanía es extorsionada y el que no pague lo matan, o le ponen granadas al comercio, o le queman el vehículo y extorsionan desde el señor de los tintos hasta los dueños de las fincas o empresarios agropecuarios.

En Caquetá lo acaba de constatar una voz independiente que escribe, Eduardo Pizarro León Gómez. La extorsión es generalizada. Se sigue creciendo el delito, tarde que temprano llegaremos a grave deterioro de la economía y se afecta la posibilidad de ampliar políticas sociales.

Es lo que pasa con un país tristemente anarquizado, que no lo merece porque es un país que trabaja mucho.

Uribe apocalíptico

Quienes están en las otras orillas piensan que usted se volvió muy apocalíptico…

No Édgar, yo no, no he sido quien ha publicado las cifras de 150 mil hectáreas de coca, el país ha vivido eso y el Caquetá vive lo que escribió Eduardo Pizarro León, y la cifra de más de siete puntos porcentuales de déficit de cuenta corriente no es mía sino que ha estado registrada por autoridades responsables de llevar las cuentas nacionales

¿Cuál es el futuro inmediato que usted le ve a Colombia?

A uno siempre le preguntan por alternativas, yo sugiero primero que todo el país debe devolverle la confianza a las fuerzas armadas, porque la fiscalía se ha distinguido por llevar a la cárcel a los militares y repetir discursos de apología de la impunidad terrorista.

Se necesita una legislación especial para los militares, de alivio judicial. El Centro Democrático ha propuesto que les den alivio judicial sin incurrir en impunidad y no participar de esa justicia donde se les iguala con las Farc, juzgados por jueces en cuyo nombramiento han tenido participación las Farc. Y con el riesgo de que un militar, para que no lo metan a la cárcel debe reconocer un delito así no lo haya cometido. Hay que recuperar la política de seguridad y la confianza a las fuerzas armadas.

Se necesita un gran esfuerzo en reducción de costos, el derroche ha sido demoledor, para reducir impuestos, y que se abra el espacio para generar más empleo de calidad y mejorar ingresos de trabajadores.

Hoy están afectados los trabajadores y la clase media. Mire cómo ha crecido en 10 puntos la deserción universitaria; a la clase media la tiene pagando 28 y 32% en tasa de interés de tarjetas de crédito, hay una tasa alta de tributación y falta de reglas estables.

Sobre el clan Usuga

El Gobierno habla de 1700 hombres para ir tras el clan Úsuga, ¿van a lograr ese propósito?

¡Ojalá! Con qué autoridad persigue al clan de los Úsuga si a las Farc les aceptan el narcotráfico

de lo cual también se alimentan los Úsuga y le acepta a las FARC que desde que reconozcan un delito no irán a la cárcel y serán políticamente elegibles. Aceptan negociar con ELN sin que hayan suspendido secuestros, la diferencia entre Farc y paramilitares, la diferencia es cronológica, Farc fue primero, y paramilitares después pero ambos incurrieron en la misma crueldad.

Sobre la familia

Usted ha venido denunciando persecución jurídica y legal contra su familia. ¿Ha habido nuevos episodios?

Claro. Anoche fui informado que toda la semana la fiscalía estuvo investigando a ver si yo había asesinado a Pedro Juan Moreno, a ver si yo había incurrido o manipulado el avión a ver si había causado el accidente de aviación que le causó la muerte. Todos los días buscan como maltratarme.

Estuve en Madrid y me contaron que mandaron una delegada de la fiscalía y la orden era: investigue todo lo que haya en los juzgados de Madrid contra Uribe. Pero ahí vamos en la lucha, hay que llorar para adentro.

¿Ha visto a Santiago su hermano?

Si, yo lo he visto, y me duele mucho, es una persona de una vida modesta del campo y está en la cárcel por unos delitos que ocurrieron en 1993 y nunca se los asignaron a él, sino hasta que fui gobernador, y fue notorio por ser mi hermano, y por eso lo acusaron, compareció por 20 años a todas las citaciones de la justicia. Sin embargo, en el coletazo de salida de ese fiscal , que tanto daño le hizo al país, el Fiscal Montealegre, lo llevaron a la cárcel de manera ilegal.

Se han inventado testigos falsos, que hemos venido refutando uno a uno, por ejemplo uno de ellos es un mayor de la policía que fue desvinculado a la policía por mi gobierno, por estar vinculado con el narcotráfico. El fiscal Montealegre retiró un fiscal porque ese funcionario no encontró mérito para acusarlo a Santiago. Montealegre cambió de Fiscal, uno de esus esbirros, y entonces metió a la cárcel a mi hermano. Ese fiscal nuevo había perdido el polígrafo y es militante de un grupo político contrario al nuestro. Pero que podemos hacer, llorar para adentro.