“La ropa sucia se lava en casa”

“La ropa sucia se lava en casa”

17 de abril del 2017

Sorpresiva, así fue la reunión que sostuvieron los expresidentes Álvaro Uribe y Andrés Pastrana con Donald Trump. 

No es usual, si se tienen en cuenta los códigos de la diplomacia, que un jefe de Estado se reúna primero con la oposición y luego con el mandatario de un país, como pasó en esta oportunidad. Por eso el encuentro ha generado polémica. ¿Es un mensaje que Trump envía?

Juan Carlos Pinzón, embajador de Colombia en Estados Unidos, señala que el estilo de Trump es diferente. “No es ortodoxo. Él maneja una agenda poco común que no funciona como estamos acostumbrados”.

En diálogo con La W, el exministro de defensa señaló que Trump se puede reunir con cualquier persona, hace parte de su independencia como presidente pero advirtió: “La ropa sucia se lava en casa (…)  solo espero que la reunión haya primado por las intereses de la patria. Cuando uno está en el exterior se debe trabajar por la patria, velar por los intereses de la nación”.

Y fue más allá: “Me parece un error grave tratar de llevar la polarización política interna de Colombia al marco de las relaciones internacionales (…) es muy malo que esa polarización que vive el país trate de llevarse al exterior. El debate político debería hacerse entre nosotros”.

Sin mencionar a nadie dijo: “Que no se equivoquen quienes buscan otros canales y otros caminos. Hay una relación de Estado. Necesitamos apoyo para nuestras fuerzas armadas, para la justicia para el Paz Colombia”.

Pinzón agregó que Colombia es el aliado más importante que tienen los Estados Unidos en América Latina y el “presidente Trump ha manifestado el interés de trabajar como país. El presidente Santos fue el segundo mandatario del mundo en hablar con él una vez fue elegido presidente”.

Aunque aún no se conocen conclusiones oficiales de la reunión adelantada el pasado 14 de abril, hay quienes suponen que los exmandatarios colombianos expresaron sus preocupaciones por los acuerdos de paz con las Farc y el aumento de cultivos ilícitos en el país.

Mientras miembros del Centro Democrático y figuras afines a esta colectividad la califican como “esperanzadora”, tal y como lo afirmó el exprocurador Alejandro Ordóñez, quien consideró que así el presidente Juan Manuel Santos “no hará lo que se le venga en gana”, otros partidos políticos rechazaron la reunión e incluso dijeron que podría tratarse de una “traición a la patria”.

Uno de ellos fue el senador del Polo Democrático, Iván Cepeda, quien enfatizó en que este es el “juego” de Uribe.

“Que no mientan: instigar en el extranjero para debilitar el proceso de paz o conspirar para que se reanude la guerra es traición a la patria. El lenguaje de la extrema derecha colombiana es la violencia, el odio y el resentimiento”, comentó.

A su turno, el presidente de la Alianza Verde Antonio Sanguino, consideró que la intención es que una potencia extranjera intervenga en asuntos internos “como si Colombia fuera una república bananera y no una democracia de las más estables de América Latina”.

El codirector del Partido Liberal, Horacio Serpa, fue más allá y señaló que así las cosas, el presidente estadounidense está del lado de la guerra en Colombia, por lo que del polémico encuentro no saldría ningún resultado positivo.

“No creo que de la entrevista de los expresidentes Uribe y Pastrana con el señor Trump pueda salir algo bueno, fueron a acusar a Colombia. Si Trump recibió a Uribe y a Pastrana antes que a Santos, es que el Presidente gringo está por la guerra en Colombia. Nadie lo dude”, sostuvo.

De parte del Gobierno se pronunció el ministro del interior, Juan Fernando Cristo, quien dijo que por ahora el Ejecutivo está concentrado en la reconstrucción de Mocoa por lo que serán los colombianos quienes analicen y juzguen a Uribe y Pastrana.

“Uribe salve a Colombia”

El encuentro de Trump con Uribe y Pastrana se da unas semanas antes de la visita de Estado que hará el presidente Juan Manuel Santos a Washington en el mes de mayo. En esta visita se dará el primer encuentro formal entre presidentes, luego de las conversaciones telefónicas que adelantaron en febrero.

En medio de la lluvia de críticas, militantes del Centro Democrático aplaudieron el encuentro entre los exmandatarios y el presidente norteamericano y usaron las redes sociales para arreciar sus críticas contra Santos.

Con el hashtag #UribeSalveAColombia se refirieron al encuentro.