Uribismo señala a la Corte por aumento de cultivos ilícitos

Uribismo señala a la Corte por aumento de cultivos ilícitos

15 de abril del 2019

Diversas críticas se están replicando desde el oficialismo contra la Corte Constitucional, justo en el momento en que el alto tribunal se apresta a decidir si el país retorna al uso del glifosato o se mantiene la jurisprudencia de que debe primar el principio de precaución ante sus comprobados efectos nocivos al medio ambiente y a la salud.

Uno de los principales críticos fue el exsenador Alfredo Rangel, quien arremetió contra la Corte este domingo y la responsabilizó del problema de cultivos ilícitos. “Mientras no se fumigue la coca crecerá el narcotráfico, se fortalecerá la delincuencia y aumentará el crimen”, escribió.

Previamente, fue el jurista Rafael Nieto Loaiza quien cargó contra la Corte en medio del luto por la muerte de dos soldados en un campo minado en Tarazá, Antioquia: “¿Cuántos muertos más necesita la Constitucional para aceptar que, mientras dicen precaver que alguien enferme por el glifosato, en realidad están muriendo quienes erradican manualmente?”.

En diálogo con KienyKe.com, Rangel ahondó en sus críticas contra la Corte y se mantuvo en responsabilizarla por este flagelo: “La Corte Constitucional se ha involucrando indebidamente en el manejo de la seguridad nacional, algo que es potestad exclusiva del Ejecutivo. La estrategia contra las drogas y el narcotráfico ha quedado sin este instrumento que en el pasado fue fundamental para reducir las hectáreas cultivadas de cocaína. El narco es además el combustible del conflicto e incluso de la delincuencia común. Cuando la corte obstruye la fumigación está dando pie para que la criminalidad y los cultivos ilícitos hayan incrementado exponencialmente como en los últimos años”.

Rangel es partidario de un enfoque integral que utilice el glifosato como una opción “mano dura”, en caso de que no se logre que los cultivadores se acojan a una estrategia de sustitución de cultivos a largo plazo ni cumplan con ella: “Si se utilizara solamente el glifosato sería una estrategia fallida. Pero sin el glifosato cualquier lucha contra los cultivos ilícitos, no tiene la contundencia inmediata que se necesita para avanzar en la contienda”.

¿Qué tan nocivo es cargar contra la rama Judicial?

Pero son muchas las voces que están cuestionando a la vez el comportamiento del oficialismo al arremeter contra el poder Judicial en medio de este delicado tema. Para el jurista José Roberto Acosta, docente de la Universidad del Rosario, lo nocivo “es el tonito con que el uribismo ataca no solo a la Corte Constitucional, sino al Consejo de Estado, a la Corte Suprema de Justicia. A cualquiera que se le interponga en sus intenciones. El problema de cualquiera que gobierne al estilo uribista es que le incomoda la diversidad democrática, las visiones distintas y quien piensa diferente, tal como la separación de poderes. Y como le incomoda eso busca eliminarlo, entrando en un régimen antidemocrático que raya en el autoritarismo”.

“De tal suerte que aquí lo tenemos que decir claramente: el uribismo no se comporta de forma correcta sino que atenta contra la institucionalidad. Las Cortes, el Ejecutivo y el Congreso, tienen que controlarse entre sí, pero de una forma respetuosa y no como ha hecho el expresidente Álvaro Uribe, con ataques hechos en redes sociales insinuando que hay corrupción en los magistrados, como ha dicho el expresidente”, agregó a KienyKe.com.

Rangel se defendió frente a quienes señalan que el uribismo está vulnerando gravemente la separación de poderes con esta presión mediática contra la Corte: “Me parece que es la Corte la que de tiempo atrás está interfiriendo en el equilibrio de poderes. Se ha tomado atribuciones legislativas a traves de sus fallos y lo que termina es legislando, metiéndose en el campo del Congreso y con decisiones como la suspensión del glifosato, pues creo que también está interfiriendo en la potestad exclusiva del Ejecutivo del manejo del orden público”.

Acosta por su parte replica que esta estrategia de presión contra otros poderes es otro signo más de la debilidad del actual gobierno: “Hay que reiterar que el uribismo atenta contra la institucionalidad y la separación de poderes al hablar de esa manera. Es algo absolutamente delicado que hablen contra los magistrados y eso va a retribuirse contra ellos. Dijeron que el país estaba incendiado, que todo estaba mal, y pues bueno, administrenlo. No han podido hacerlo ni han podido salir del espejo retrovisor. Todavía no se han dado cuenta que son gobierno”.

Probablemente se mantendrá la jurisprudencia

¿Pero en qué va el tema jurídico respecto al glifosato y qué decisión se anticipa? KienyKe.com dialogó con el constitucionalista José Gregorio Hernández, quien afirmó que lo ideal en términos constitucionales es que el alto tribunal se aferre a la jurisprudencia que ya hay sobre el tema.

“La Corte ya sentó su jurisprudencia sobre el particular. Hay la necesidad de aplicar un principio de precaución en el caso de que el glifosato represente un peligro para la salud de los habitantes o un daño al medio ambiente. Ese principio no se debe dejar de aplicar. Por ende yo pienso que la Corte va a seguir aplicando esa jurisprudencia”, explicó.

El jurista agregó que el alto tribunal no debe ceder ante las presiones políticas que se han dado en su contra en este delicado tema, sino aferrarse a la Carta Magna y a la jurisprudencia previa que ha hecho sobre el asunto del glifosato: “Sería lo mejor que eso ocurriera eso. Ahora, no por una cuestión política sino que la Corte tiene que considerar la Constitución. Ella debe regresar al comportamiento que siempre había tenido de tomar sus decisiones siempre en derecho, no por consideraciones de orden político cediendo a presiones, como ocurrió con sentencias anteriores”.

Acosta se mostró de acuerdo: “Creo que desde el punto de vista hermenéutico y técnico se continuará con la negativa a su uso cueste lo que cueste, dado que hay numerosa evidencia de lo perjudicial de ese método. También está demostrado que no es la respuesta o la salida al problema del narcotráfico”.