¿FARC dividirán el Centro Democrático?

¿FARC dividirán el Centro Democrático?

1 de julio del 2016

Toda una tormenta se ha desatado al interior del partido Centro Democrático a raíz de las declaraciones de Sergio Araujo Castro, cofundador y ex miembro de la Dirección Nacional de esa colectividad, quien expresó abiertamente estar de acuerdo con la propuesta de asignar de manera directa nueve curules del Senado a las FARC, una vez se firmen los acuerdos de paz en La Habana.

En el panel de entrevista del programa ‘Voces RCN’ Araujo Castro expresó “me parece que tiene un gran valor simbólico el número nueve teniendo en cuenta que era el número de curules que tenía la Unión Patriótica, UP, cuando se perpetró el genocidio contra esa organización política”.

Públicamente Sergio Araujo apoyó la propuesta de la Fundación Paz y Reconciliación que lideran León Valencia y Ariel Ávila, ácido detractor del propio Araujo, quien le denunció por injuria y calumnia. El proceso contra Ávila aún no termina.

Lea también: Centro Democrático inicia ‘firmatón’ contra el plebiscito

“Lo menos importante del proceso de paz es si hay o no hay curules. Lo de Justicia sí es gravísimo” dijo Araujo. Las reacciones no se hicieron esperar.

El director del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, respondió “¡Sí es muy importante todo el tema! Porque el proceso hay que verlo en toda su complejidad; puede haber una posición de Sergio Araujo pero el partido en su línea piensa de una manera diferente”.

A través de un trino, el expresidente Álvaro Uribe Vélez también se separó de las afirmaciones de Araújo y ratificó la postura del partido frente a la propuesta de la Fundación Paz y Reconciliación.

Nueve curules para las FARC

Sofia Sergio Araujo y Alvaro Uribe

En dialogo con KienyKe.com, Sergio Araujo expresó su postura con relación a esta polémica.

KienyKe.com: ¿Por qué está de acuerdo con las curules directas para las FARC? ¿Cuantas deberían ser y por cuánto tiempo le parece justo que se les asignen?

Sergio Araujo: No estoy de acuerdo ni en desacuerdo. Digo que en caso de darle representatividad directa o mediante circunscripciones que faciliten la llegada de miembros de las FARC al Senado, el número nueve es un número simbológicamente adecuado, porque fue la cantidad de curules que consiguieron cuando eligieron entre otros al propio Iván Márquez dentro de la exterminada Unión Patriótica, UP.
Solo que esta vez tendrían que ser miembros de la colectividad que naciera al desaparecer las FARC, siempre que no fueran personas que hubieran cometido delitos atroces.

KyK: ¿Pero acaso quienes podrían ir en nombre de las ex FARC al Senado?
SA: Hay que decirle a la gente de izquierda que se sincere. En esas nueve curules podríamos ver a la gente que ha sido apoyo político y defensores de las FARC, algunos con votos y otros sin votos.

Lea también: De campesino a mensajero obligado de las Farc

KyK: ¿Cómo quiénes?
SA: Sería natural ver a un Carlos Lozano, al propio Álvaro Leyva, y si se sinceraran con el país, al mismo Iván Cepeda y Piedad Córdoba que sí han sacado votos. Pero son los mismos votos de las FARC, y hay muchas personas más. Ellos son los que saben.
Al menos mientras los del secretariado pasan por el modelo de Justicia Transicional.

KyK: Usted se refirió también al modelo de justicia que será aplicado a los excombatientes. ¿Qué observaciones tiene al respecto?

SA: El modelo de la Jurisdicción Especial para la Paz es necesario reajustarlo porque eso de Jueces extranjeros y una Unidad de Investigación y Acusación para crucificar judicialmente a los enemigos de su accionar terrorista, es inaceptable. Así no habrá paz, o lo acordado tendrá que ser derogado.

Lea también: Timochenko, un nerd. Santos, un militar de corazón

KyK: ¿Su postura no supone una “separación” del partido? Porque no es la primera vez. Usted hace unos meses una columna que también planteaba una postura contraria a la del jefe natural del Centro Democrático. Aplaudió la invitación de alias ‘Timochenko’ al senador Álvaro Uribe Vélez de dialogar en La Habana.
SA: La cantera ideológica de un partido se nutre de las ideas, del dialogo, de la dialéctica. No soy un borrego, soy un observador que opina con libertad.
He dicho lo que pienso: Nueve curules para una guerrilla que se desarma y pone gente que no ha cometido delitos atroces es una nimiedad.
Entregar la Justicia a las FARC, derogar la noción de propiedad privada y votar un plebiscito con las FARC armadas, eso sí es de la mayor gravedad. Ahí si me regalo para levantar la muralla.

KyK: ¿Cuál es su respuesta para el trino del expresidente Uribe?
SA: El trino dice que se equivocó cuando propuso curules directas. Si él tiene derecho a decir “me equivoqué”, yo también tengo derecho a proponer. Si después resulta ser un error, pues también diré “me equivoqué”.
A los que se incomodan les digo que se tranquilicen, mis equivocaciones son mucho menos trascendentes que las de Uribe. Soy solo una voz.