Oposición y gobierno: Entre ataques y defensas

Oposición y gobierno: Entre ataques y defensas

19 de abril del 2017

“Ha llegado la hora del combate compatriotas, ha llegado la hora de decidir el futuro de nuestra patria”, dijo el presidente de Venezuela Nicolás Maduro horas antes del inicio de las marchas.

Estados Unidos ha dado la luz verde para un proceso golpista de escalada para la intervención de Venezuela“.

En las calles de Caracas están, al mismo tiempo, simpatizantes de la oposición y del gobierno. Hay tensión.

“Sigamos en las calles en paz y organizados. Como dice Leopoldo: ‘un pueblo movilizado es invencible'”, escribió Lilian Tintori, esposa del dirigente político preso en Ramo Verde.

La distancia entre las partes cada vez es más grande. “No hay un solo dirigente de la oposición con el que uno se pueda sentar a dialogar”, dice Maduro; “la única salida a la crisis es que Maduro renuncie”, dice Henrique Capriles. No hay puntos medios en las declaraciones.  Los intentos de sentar a las partes han fracasado.

Pero esta situación no es nueva. Desde que Maduro llegó al poder, el cruce de declaraciones ha escalado. Con Hugo Chávez en el poder, las criticas también existieron, pero con Maduro, según la misma oposición, la situación ha sido más compleja.


La comunidad internacional, que en un principio lució distante, empieza a expresarse de manera frontal. Este martes fue el presidente Juan Manuel Santos quien expresó una preocupación.

La decisión del Gobierno de Venezuela de distribuir fusiles a 500.000 nuevos milicianos en una semana en que se anuncian nuevas manifestaciones a favor y en contra del presidente Nicolas Maduro constituyen una acción homicida, calificó el martes en un comunicado el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

“Las recientes acciones del régimen de repartir armas a civiles e instarlos a la confrontación constituyen una acción represiva homicida que incita a la violencia”, dijo el secretario general de la OEA (Organización de los Estados Americanos).

“Todos debemos reasegurar nuestro compromiso indeclinable con la democracia en Venezuela, es imprescindible para el país el pronto retorno a la legitimidad y a la institucionalidad”, añadió.

El lunes, Maduro dijo que “he aprobado al ministro de la Defensa, general en jefe, Vladimir Padrino López, los planes para expandir la Milicia Nacional Bolivariana a 500.000 milicianas y milicianos, con todos sus equipos”.

El mandatario añadió que también envió instrucciones para que cada miliciano pudiera tener asignado un fusil.

“Si algún día, ustedes ven o amanecen con noticias de que la traición y la ultraderecha han pretendido imponer alguna forma de golpe de Estado, salgan (…) a tomar el poder de la República, insurrección en todas las fuerzas populares y militares que tiene la patria, no lo duden ni un segundo”, dijo el mandatario, dirigiéndose al alto mando militar y a la Milicia Bolivariana reunida frente al Palacio de Miraflores.