(VIDEO) Las Farc pidieron perdón por la masacre de Bojayá

29 de septiembre del 2016

‘Iván Márquez’ reconoció la responsabilidad del grupo armado en la masacre de 2002.

(VIDEO) Las Farc pidieron perdón por la masacre de Bojayá

“Nuevamente perdón infinitamente Bojayá, y que tus palabras de fe en la Colombia nueva que debe nacer de este momento de culminación de una guerra que jamás debió ser, sanen las heridas del alma que son las más profundas” fueron las palabras de Luciano Marín Arango, alias ‘Iván Márquez’, ante el pueblo de Bojayá, donde hace catorce años un centenar de personas murieron en medio de una de las masacres más atroces en la historia del país.

En una pequeña iglesia, el excomandante del Bloque Caribe honró la palabra del grupo armado que en la mesa de negociaciones de La Habana, Cuba, anunció gestos de paz como muestra de su voluntad y compromiso en la terminación del conflicto de duró más de cinco décadas.

Lea también:  Timochenko: Ofrezco perdón a todas las víctimas del conflicto

En presencia del Comité de Derechos Humanos de Bojayá, de delegados de Cuba y Noruega, de líderes comunitarios de esta región y de la comunidad de La Loma, ‘Iván Márquez’ entregó como ofrenda el Cristo Negro de Bojayá, construido por el maestro Enrique Angulo, un reconocido escultor cubano. “Lo hacemos para rendir el más sentido homenaje, más que merecido, a un pueblo sufrido y emprendedor; y lo hacemos con el convecimiento de que es necesario mantener siempre presentes a las personas queridas que nos quitó la guerra” afirmó.

Con el alma vestida de luto pero con la esperanza en la mirada, las cantadoras de Bojayá, recordaron con cada frase el momento en el que el bloque 58 de las Farc se enfrentó con un grupo de paramilitares, tras haber llegado de Turbo para tomarse la zona. Unas 1.500 personas trataron de refugiarse de las balas en la casa cural de la iglesia y en la casa de las Misioneras Agustinas.

Lea también:  “Señores de las Farc, les doy la bienvenida a la democracia”: Santos

Pero la escena que el país recuerda como uno de los peores horrores de la guerra, vino después. Ese 2 de mayo del 2002, dentro de la lucha de las Farc que buscaba la retirada de los miembros de las Autodefensas, fueron lanzadas cuatro pipetas que impactaron en una casa, en el puesto de salud, la iglesia y la casa de las Misioneras. Las explosiones dejaron como saldo un centenar de muertos, entre ellos varios niños, además de unos 6.000 desplazados.

Reconociendo que estos hechos jamás debieron provocarse, ‘Iván Márquez’ dio el paso más esperado por una comunidad que por años no había tenido reivindicación alguna. “Pedimos nos perdonen y nos den la esperanza del alivio espiritual, permitiéndonos seguir junto a ustedes haciendo el camino que, reconciliados, nos conduzca hacia la era justa que tanto han anhelado los humildes  de todos los rincones de Colombia” reiteró el líder de las Farc.

Lea también: “Esto que estamos firmando hoy es la victoria de nuestras Fuerzas Armadas” Santos

A este hecho se suma la petición de perdón del grupo guerrillero en La Habana, a las familias de los diputados del Valle del Cauca, donde también reconocieron el asesinato de once de ellos cuando estaban secuestrados, a mediados del 2006. Para este viernes, en el Barrio Obrero en Apartadó, se espera que las Farc también hagan un reconocimiento de su responsabilidad por la masacre de La Chinita ocurrida en enero de 1994.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO