”Vivo en turbulencia”: Álvaro Uribe

”Vivo en turbulencia”: Álvaro Uribe

11 de julio del 2013

El expresidente Álvaro Uribe se dice indiferente ante el aluvión de críticas por haber sido elegido “el gran colombiano”: “Le pido a Dios que me ayude a ser mejor ciudadano, mejor persona. Voy a trabajar por Colombia hasta el último día de la vida. Yo vivo en turbulencia con un motor acelerado. Pienso que hay que vivir con celeridad”.

¿Por qué no deja gobernar a Santos? ¿Por qué no se tranquiliza? ¿Por qué no se retira, en vez de obstruir?

El Gobierno actual ha tenido un manejo del Congreso con muchos elementos que son cuestionables, como los auxilios parlamentarios. Y ha aprobado todo lo que ha querido. ¿Cuál es entonces el obstáculo a la gobernabilidad? Le debo gratitud a mis compatriotas. Estoy viejo pero con energías, y mientras esté duro ¿por qué no trabajar por mis compatriotas? Tengo que hacerlo.

¿Y los ataques y la virulencia de algunos medios y comentaristas?

Nada. Sin comentarios. Frente a eso no hay comentarios. Y frente a la generosidad de mis compatriotas toda la gratitud y todo el compromiso. Le pido a Dios que me ayude a mejorar.

¿Obviamente usted es consciente que mucha gente lo quiere y otra lo odia?

Pienso en mi deber con la patria y en mi gratitud con los colombianos que me muestran tanta calidez.

¿Qué piensa de la crisis en la región del Catatumbo?

La situación en Norte de Santander es muy difícil. Yo veo que hay una combinación de dos cosas: primero un descuido de la política social. El gobierno nuestro había avanzado mucho con familias guardabosques, poniendo a los campesinos a progresar en esas tierras con palma africana y un total recrudecimiento de la capacidad criminal de las FARC.

Pero ese vacío de Gobierno lo ha capitalizado las FARC, que hoy somete a los campesinos con mucha violencia. Los machetazos que recibieron varios policías fueron propinados por gente de las FARC, no por campesinos.

Hay quienes piensan que usted fue a la región a caldear los ánimos….

Yo viajo por toda la patria. Mantengo un diálogo con mis compatriotas. Son unas giras que se van planeando con mucha antelación.

¿Usted cree que el gobierno maneja bien la situación?

Ojalá lo hiciera bien, porque llevamos tres años de descuido en lo social y en la seguridad. Las FARC, que habían quedado bastante debilitadas allí, han venido a capitalizar ese vacío del gobierno por el descuido. Cuando nosotros llegamos al Catatumbo, tenían más o menos 15 mil hectáreas de coca. Quedó con 300 ó 600. Pero lo dejamos con un engrane, un impulso, para que la palma africana, por ejemplo, sustituyera esa coca. Y hoy tiene 25 mil hectáreas de palma africana gracias a nuestro gobierno. Creamos el programa familias guardabosques, que tuvo 90 mil familias en Colombia, 3.800 allá en Norte de Santander.

No han ejecutado los 120 mil millones de pesos. Hombre, si los hubieran ejecutado, si los hubieran incorporado en cada uno de los 3 años, 50 o 70 mil millones de pesos por año, esa carretera iría muy adelante. Y ahora lo que hacen a fin de Gobierno, en vísperas electorales, es anunciar una concesión de cuarta generación cuando esos contratos de Norte de Santander los han descuidado. Este gobierno descuidó todos los buenos programas.

En suma ¿es la desidia del gobierno la causante de los problemas de hoy en el Catatumbo?

Hay desidia en la atención a las comunidades y un deterioro de la política de seguridad. En mi gobierno hubo diálogo con las comunidades y toda la autoridad contra los violentos.

¿Qué relación puede haber entre los diálogos de La Habana y la violencia en el Catatumbo? 

Innegablemente que en el Catatumbo hay una presencia recrudecida de las FARC. Uno no sabe si eso es para presionar acuerdos de impunidad en La Habana o es para atentar contra esos diálogos. Lo cierto es que allí hay una penetración de las FARC. Desgarra ver la violencia contra la policía. Esos individuos deberían ser llevados a la cárcel.

¿No es entonces una movilización campesina sino una acción de las FARC?

Allá hay muchos campesinos dolidos por el Gobierno y muchos presionados por las FARC. Si el Esmad no detiene la llegada a la ciudad de Ocaña, la destruyen, la queman. Hay una penetración de las FARC ejerciendo violencia. Y eso no da resultado de la noche a la mañana. Es es la consecuencia de tres años de descuidos en lo social y en la política de seguridad.

¿Y ese crecimiento de las FARC en Norte de Santander se presenta en otras regiones del país?

Por supuesto. La situación es complicada en Guaviare. En el Caquetá la institucionalidad está sometida a las FARC. La ciudadanía está atemorizada y no denuncia.

Álvaro Uribe, Kienyke

¿Estamos regresando al 2002 cuando usted inició su Gobierno?

Todavía estamos a tiempo de que no. Ojalá que no. Sin embargo, hay estancamiento social, incertidumbre en la inversión y mucha violencia.

Y todo parece indicar que Santos será reelegido. ¿Cuál es su óptica?

El país se está deteriorando en manos de este gobierno. Yo creo que se necesita una alternativa presidencial.

¿Y ya definieron el tema del Senado de la República?

Está en discusión. Vamos a  tener un candidato a la Presidencia de la República. Da vergüenza ver el nivel de gasto publicitario del gobierno. Eso es una ofensa a la democracia. En cuanto al Congreso de la República habrá una lista y está en discusión si mi nombre debe participar como uno de los candidatos. No lo sé.