El calvario que vive una habitante de la Torre Bacatá

2 Diciembre 2022, 06:05 PM
Share
Una habitante de la Torre BD Bacatá denunció las condiciones indignas en las que viviría en el lujoso edificio, que carecería de diferentes servicios esenciales.

Bogotá es una ciudad con cada vez más rascacielos, llegando a ser parte de su paisaje encontrar nuevas y enormes construcciones que dan la sensación de crecimiento y desarrollo en la capital colombiana. Sin embargo, eso no significa per se mejores condiciones de vida para los ciudadanos que deciden habitar estas torres, como lo evidenció una mujer en una denuncia sobre la Torre Bacatá

Esta edificación es, hoy por hoy, la más alta de Bogotá, superando a la Torre Colpatria y solo con la promesa de ser superada por el edificio Atrio cuando se construya su segunda torre. Actualmente es la torre más alta de Colombia y la sexta más alta de Sudamérica, constituyendo toda una promesa arquitectónica que en su momento ilusionó a inversores y ciudadanos. 

El rascacielos prometía tener gimnasio, terraza para mascotas, un centro comercial y toda clase de comodidades disponibles para los habitantes de los apartamentos de lujo y el exclusivo hotel con vista a toda Bogotá. Eso por lo menos en 2011 cuando empezó su construcción, pero hoy la situación es muy diferente después de dos alargues de su entrega oficial en 2017 y 2020

Torre Bacatá

Unos 11 años después el edificio no funciona en su totalidad, y lo que es peor, los habitantes que no pagan nada barato viven en condiciones poco dignas o por lo menos nada equivalentes a su inversión. Así lo detalló esta semana Diana Gómez, una tuitera que relató el auténtico viacrucis que tiene que enfrentar por vivir en el Bacatá

“Si algún día tienen la oportunidad de irse a vivir al edificio BD Bacatá  en Bogotá, piérdanla, huyan, no se dejen estafar. Este edificio no funciona para nada”, señaló la mujer iniciando su denuncia, en la que detalló que el complejo no cuenta con ninguno de los lujos que le prometieron.

En su hilo viral, la mujer señala que a pesar de tenerlos especificados como comodidades, en el Bacatá no se cuenta con “gimnasio, terrazas, lavandería (o) salones comunales”. Además, los ascensores de los 67 y 57 pisos de cada una de sus torres, fallarían de forma constante. 

“Hay 4 ascensores, de los cuales a veces sirven 2, se dañan cada dos días y para rematar se descuelgan, me ha pasado tantas veces que ya sé en qué piso paran”, aseveró la mujer. 

Sin embargo, es probable que una de las partes más delicadas de su denuncia tenga que ver con la fuerte carencia de servicios públicos que tendrían los habitantes de la BD Bacatá, denunciando que prácticamente todos los días se va la luz y el agua. En parte por fallas de infraestructura y en parte porque, denuncia, varios apartamentos se estarían robando la electricidad de sus vecinos. 

“Del piso 30 al piso 53 quedan los apartamentos más grandes, arriendos que van desde los 2'500 a 8 millones, pero acá viene lo peor, apartamentos que se roban la luz del resto del edificio, entonces se va la luz más de 10 veces en el día y si no hay luz no hay agua”, señaló. 

Cabe aclarar que el BD Bacatá, que se esperaba entregada en 2017, a 2022 sigue en fase de acabados. Aún así, según lo que muestra la mujer la situación es mucho más grave de lo que se esperaría: con los utensilios electrónicos visiblemente afectados por los bajones de la luz, una estufa que “sirve solo de adorno” y un calentador que se apaga y se prende en cuestión de segundos. Todos estos males nunca se los habrían advertido antes de mudarse. 

Sumado a ello, para demostrar la falta de electricidad en el edificio, Diana Gómez procedió a grabar varios videos de su apartamento en días diferentes, en los que se observa que efectivamente no prendían los focos en variados horarios. 

La pesadilla del BD Bacatá 

 

Dentro de los comentarios de la denuncia de la mujer, se observa que muchas personas le preguntan la razón por la que no abandona el lugar para vivir tranquila en otro lado. Una decisión que muchos tomarían, pero que ella señala como imposible pues espera que le respondan por los daños que han generado los bajones de electricidad

“Mi problema es quien me va a pagar todo lo que se me dañó”, respondió Gómez a una seguidora que le aseguró que se podía retirar sin tener que pagar ningún tipo de multa.

Sin embargo, lo cierto es que esta está lejos de ser la única denuncia que ha surgido en torno a la Torre Bacatá, lo cual es bastante normal teniendo en cuenta el enorme incumplimiento que ha tenido la entrega oficial de este proyecto, por el que en su momento inversores llegaron a darlo todo bajo la promesa de una de las edificaciones más innovadoras del país. 

De hecho, tanto en redes sociales como fuera de ellas inversores se han reunido para evaluar la posibilidad de instaurar una demanda colectiva en contra del proyecto del BD Bacatá, por lo que consideran una estafa en su contra, y para lo cual ya contarían con el apoyo de algunas firmas de abogados. De hecho, hay un formulario en el que estas personas pueden manifestar su deseo en sumarse a la presión para que devuelvan el dinero. 

“Un grupo de inversionistas de Comercio y Hotel de BD Bacatá conseguimos 2 firmas reconocidas de abogados para recuperar nuestras inversiones, perjuicios y emprender acciones revocatorias. Tenemos buenas opciones de ganar estas demandas si nos unimos, ya que somos aproximadamente 5.500’”, se señala al principio de este documento. 

KienyKe Stories