A lo Gaitán: ¡Mamola! la violencia no cabe en el país

Wikimedia

A lo Gaitán: ¡Mamola! la violencia no cabe en el país

9 de abril del 2019

Desde 1949 un año después del asesinato, aun no esclarecido, del caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán, el 9 de abril se convirtió en una fecha simbólica para el país, sin embargo desde 2011 otras víctimas de la violencia lo desplazaron porque en este día se conmemora su día.

Son ocho millones 771.850 los sobrevivientes del conflicto armado en Colombia según la Unidad de Víctimas y de ellos cerca de ocho millones han sufrido desplazamiento y 450 mil amenazas de muerte,  siendo las comunidades indígenas y afro colombianas las más afectados.

Si el último Censo del Dane dio como resultados que somos 49 millones 70 mil los colombianos, las víctimas de la violencia eso quiere decir que el 17.7 por ciento de compatriotas no tienen hogar y han sufrido los horrores de la guerra viendo morir a sus seres queridos.¡Mamola! diría Gaitán, porque ¿como pueden tantos seres humanos soportar la vida en estas condiciones?

A los menores de 40, a los jóvenes y sobre todo a los millennials, el nombre de Gaitán apenas lo habrán oído mencionar los que viven en Bogotá porque así se llama un teatro en el centro de la ciudad o porque es la cara de un billete de mil pesos, y posiblemente no les importa lo que pasó con el, como tampoco les importan a ellos y a los viejos también que pasa con esas víctimas que acapararon el aniversario de su muerte, a los que los colombianos fijarse en ellos  y tenderles la mano no está en su radar.

A la fecha ningún gobierno ha logrado -en mas de 50 años de violencia- restituirles las tierras y a quienes se las quitaron: las Farc, el ELN y los paramilitares, no les pasa nada, están campantes regados por el país y el mundo sin reponerles nada a las víctimas.

Ante el duro panorama que sobre su futuro y la posibilidad de que estos millones de colombianos regresen a las propiedades que les pertenecen, desde el más allá Jorge Eliécer Gaitán debe estar gritando alguna de sus famosas frases para motivar al pueblo. Pero como está muerto desde hace 71 años su voz ya ni siquiera tiene eco.

El panorama de las víctimas del conflicto armado tiene desde la promulgación de la Ley 1448 de 2011 una esperanza para restituir sus vidas, los resultados no dan espera. De las palabras hay que pasar a las acciones.

El 9 de abril no solo es para conmemorar a las víctimas como Gaitán o los otros colombianos asesinados en medio de un conflicto que desangró a país por mas de cinco décadas, también sirve para recordar que las diferencias entre hermanos han segado la vida de muchos y las consecuencias de ellos nos han enfrentado sin sentido por mucho tiempo y que va llegando la hora de desarmar no solo a los subversivos sino también el corazón y los discursos dañinos.

“Unidos podemos reparar a las víctimas”, es una campaña nacional liderada por la Unidad para la Atención y la Reparación Integral a las Víctimas mediante que busca la sensibilización y solidaridad de los colombianos con los damnificados del conflicto armado, a través de la consecución de nuevas fuentes de financiación de la política de reparación integral, específicamente, donaciones a través del sistema financiero y almacenes de cadena establecidos en el país

Colombia necesita no seguir conmemorando días en los que personas como Jorge Eliécer Gaitán y muchos otros han caído abatidos por balas o para recordar el dolor de millones de familias que lo perdieron todo, desde lo más preciado, sus seres queridos, sus tierras, sus casas, hasta sus enseres y cuando mujeres como Rozaida Rodriguez no tengan que atravesar varios kilómetros de trochas a pie para rescatar a su hermanito menor para arrebatárselo a  la guerrilla.