Violencia en canchas genera violencia fuera de ellas

Violencia en canchas genera violencia fuera de ellas

2 de marzo del 2019

En medio de la polarización y violencia política y social que se que se vive en el mundo, los deportes y las actividades de recreación son y deberían ser un espacio de entretenimiento cultural para las personas y no un entorno para generar tensión y violencia entre los espectadores.

Los famosos y  sobretodo los deportistas son ídolos de pequeños y grandes, a quienes siempre quieren imitar. Por tal razón sus actos dentro y fuera de sus círculos profesionales deberían ser correctos, éticos y pacíficos. Las malas actides de estos personajes incitan a sus seguidores a imitarles.

Infortunadamente los ídolos deportivos son también generadores de violencia y malos ejemplos, los cuales propician personalmente dentro de los escenarios públicos y la incitan Involuntariamente en los espectadores y más en un deporte tan pasional como lo es el fútbol, el más visto alrededor del mundo.

En la tarde de este sábado se vivió una tensa situación en el partido de fútbol en el que se enfrentaban Real Madrid y Barcelona en el estadio madrilista Santiago Bernabéu, en el marco de la fecha 26 de la Liga de España. Este clásico es uno de los más seguidos en el planeta.

En el último minuto del primer tiempo Sergio Ramos, capitán del Real Madrid, y Lionel Messi, capitán del Barcelona, fueron protagonistas de un hecho polémico mientras los dos disputaban una pelota sin riesgo alguno de gol.

El capitán madridista golpeó el rostro del argentino quién quedó tendido en el piso, hasta que el balón se detuvo. El árbitro Alberto Undiano Mallenco, el encargado de impartir justicia, no cobró ni falta y permitió  que el juego continuara.

Messi se levantó molesto e increpó a Ramos. Los rostros de los jugadores se estrellaron a la altura de sus frentes desafiándose el uno al otro, mientras en las gradas los ánimos también se subían y los improperios de una y otra barra se lanzaban a diestra y siniestra contra los jugadores y contra el juez, que no supo impartir justicia.

El debate se trasladó a las redes sociales. Las principales tendencias del mundo en Twitter eran sobre el hecho polémico del partido, que importó más que resultado (Ganó el Barça 0-1).

Los protagonistas el hecho actuaron mal;  otros jugadores, como Piqué, que intentaron provocar a la hinchada que estaba en el estadio, actuaron mal; el árbitro actuó mal y todos fueron un pésimo ejemplo para quienes los tienen como héroes e ídolos.

Si la violencia no se elimina dentro de las canchas, cómo se le puede pedir criticar hechos paz a la hinchada y cómo se le pueden pedir hechos de paz a una ciudadanía que actúa por pasiones políticas, económicas, sociales y deportivas.