Feliz día: Por una prensa libre

Feliz día: Por una prensa libre

9 de febrero del 2019

Este 9 de febrero Colombia conmemora el Día del Periodista, una fecha que nos recuerda la labor de quienes tienen por oficio informar. Este deber de los comunicadores tiene como premisas la certeza y la veracidad de los hechos; fundamentos imperativos en una realidad tan convulsa como la de nuestro país.

Directores de importantes medios nacionales recordaron está fecha destacando la importancia de un oficio que es vital en toda sociedad.

Más allá de las felicitaciones y los reconocimientos que puede traer la labor del periodista hay hechos que aún preocupan a los comunicadores y que deben prender las alarmas en todo el país.

Según la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) en el 2018 se registraron 477 casos de ataques a los periodistas, 167 más que el año anterior. Es decir, un incremento del 53% con respecto al 2017 y del 120% frente al 2016.

No hay que olvidar que en el 2018 la prensa tuvo que registrar el asesinato de los periodistas ecuatorianos: Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra, del diario El Comercio, que fueron asesinados a manos de alias Guacho en la frontera de Ecuador con Colombia.

Pese a que la FLIP reconoce que los asesinatos a los periodistas se redujeron desde la creación del sistema de protección a comunicadores en el 2000, sostiene que las amenazas se han convertido en el día a día de los comunicadores pues, “la violencia actual es menos letal pero tiene la fuerza suficiente para intimidar, silenciar y configurar atmósferas de autocensura sobre todo en la prensa regional. El programa de protección a periodistas ha contribuido al descenso de los asesinatos pero ha probado sus limitaciones para contrarrestar las violencias contra la prensa”.

Las cifras son dicientes: la amenaza contra periodistas pasó de 90 casos en 2016 y 129 en 2017, a 200 casos en 2018, con 256 víctimas. “Nunca la FLIP había registrado cifras tan altas. El aumento inusitado en las amenazas llevó a que en julio 19 embajadas y organizaciones internacionales expresaran su preocupación y respaldo a los periodistas en Colombia”.

Cabe anotar que la mayoría de estas amenazas surgen de una de las obligaciones fundamentales de los periodistas, buscar la verdad; es deber de la sociedad rodear a sus comunicadores para que el ejercicio de la prensa libre se siga llevando a cabo sin ninguna limitación. De hecho, el próximo 13 de agosto se conmemoran los 20 años del asesinato de uno de los íconos de la libertad de expresión en nuestro país: Jaime Garzón. Un crimen que enlutó a la sociedad y del que lastimosamente aún no se conocen todos los responsables.

Es cierto que muchas veces la inmediatez de estos tiempos hace que se cometan errores a la hora de informar. Sin embargo, los medios tienen el deber de rectificar cuando sea necesario y la sociedad de rodearlos cuando cualquiera intente acallarlos.