Cartagena no es sinónimo de turismo sexual

3 de noviembre del 2018

“No podemos permitir que Cartagena se siga vendiendo como un destino de turismo sexual, ni mucho menos que se siga vendiendo como el paraíso para los que se dedican a actividades aberrantes”, dijo la vicepresidente Marta Lucía Ramírez en el marco de su visita a la ciudad en el desarrollo del programa #PactoPorCartagena. Las palabras […]

Marta Lucía Ramírez

Foto: José Vargas

“No podemos permitir que Cartagena se siga vendiendo como un destino de turismo sexual, ni mucho menos que se siga vendiendo como el paraíso para los que se dedican a actividades aberrantes”, dijo la vicepresidente Marta Lucía Ramírez en el marco de su visita a la ciudad en el desarrollo del programa #PactoPorCartagena.

Las palabras de Ramírez son un claro dardo a los promotores del turismo sexual de La Heroica que, además de dedicarse a esta práctica y lucrarse indebidamente de ella, manchan el nombre de Colombia con tintes ajenos a lo que realmente se puede destacar de estas tierras, como el arte y la cultura.

Cartagena, en los últimos años, ha estado en el ojo de las autoridades locales e internacionales luego de que se conocieran eventos sexuales exclusivos para todo aquel ciudadano extranjero que estuviera dispuesto a pagar miles de dólares para pasar lo que en redes sociales catalogan como “cuatro días en el cielo”rodeado de mujeres, drogas y relaciones sexuales sujetas a ningún tipo de regla.

En el momento en el que la Policía Nacional de Colombia y la Alcaldía de Cartagena se percataron de lo sucedido, tomaron cartas en el asunto.

Para este año el alcalde Pedrito Pereira Caballero expresó: “Nuestra lucha contra la explotación sexual en el contexto del turismo sigue dando resultados. El sábado pasado la Fiscalía General de la Nación y Migración Colombia, capturaron a un extranjero por el presunto delito de explotación sexual comercial con menor de edad”.

Para el 2017, el gobernante en turno, Sergio Londoño, expresó que no iba a permitir que se realizaran este tipo de actividades.

Pero el problema de fondo respecto a estas islas de ensueño donde prima el libertinaje, es que encajan perfectamente en el dicho que dice: “mala hierba nunca muere” y clausurar la locación del evento es insignificante porque se asemeja a Medusa, la diosa griega a la que le cortan una de las serpientes de su cabeza y de inmediato nace una nueva. Pasa exactamente lo mismo con estas fiestas anárquicas, pueden sellar el islote, pero los anfitriones son tan adinerados que cada vez que sucede esto, anuncian, de manera secreta, a sus invitados un nuevo sitio.

Si bien es difícil evitar que el mundo no se fije en Colombia como un destino apropiado para el turismo sexual, se han tomado medidas para frenar este tipo de actividades como la de Nadia Blel Scaff, senadora de la República por el Partido Conservador quien radicó un proyecto en el que se fijarían penas más severas contra explotación sexual de menores y proxenetismo.

La captura de ‘La Madame’ fue otro golpe duro al proxenetismo y explotación sexual que vive el país.

Como bien lo dijo Pedrito Pereira, solo resta que gracias al apoyo de las autoridades en este tipo de hechos, el turismo siga brindando excelentes noticias de posicionamiento del país en el mundo, junto con el aumento del 36 % de turistas en el mes de octubre, con los que se tienen nuevas conexiones directas con Centro América y Norteamérica.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO