Acusan de robo a cliente y se vuelve tendencia

24 de julio del 2019

Las llevaron a un CAI y luego a la URI. Todo por un presunto robo de unos polvos de maquillaje. 

Acusan de robo a cliente y se vuelve tendencia

Foto: Twitter / @AngieRamirezM1

Una mujer, identificada como Angie Ramírez en Twitter, denunció por medio de esta red social la manera en la que terminó tras las rejas porque los guardas de seguridad de Almacenes Carulla la acusaron, al parecer sin pruebas, de robarse unos polvos compactos que tenían el valor de $20.000.

Por medio de un hilo Ramírez contó desde su perspectiva cómo sucedieron los hechos, desde el momento en el que entró al almacén hasta que terminó en una celda.

Según el relato, todo inició porque tenía en mente retirar dinero dentro del almacén para comprar un polvo recomendado por su prima.

Una vez en el stand, sacó el, ya usado, que tenía en el bolso para hacer la comparación del producto. Y al ver que era el mismo, lo guardo y procedieron a pagar en la caja.

Al momento de pagar, los detuvo el personal de seguridad, de la empresa MIRO Seguridad, y “sin abrir diálogo” la llevaron a ella y su acompañante a la bodega del supermercado para ser requisadas.

Como era de esperarse, la seguridad encontró el producto en uso que traía consigo Ramírez momentos antes de ingresar.

Foto: Twitter / @AngieRamirezM1

Justo en ese momento, según cuenta la mujer, “el comportamiento de los guardias se tornó mas hostil” y se negaron a escuchar la versión de las acusadas.

“Solo queríamos hacerles entender que se trataba de un error”.

Fue entonces cuando el personal de seguridad aseguró que se habían robado el producto y amenazaron con llamar a la Policía.

“Nosotras accedimos y les pedimos que por favor revisaran los videos. Dijeron haberlos revisado ya, así que procedieron a llamar a las autoridades”.

Foto: Twitter / @AngieRamirezM1

Las mujeres, tranquilas porque sabían que no habían cometido delito alguno, tenían la esperanza de tener derecho a ser escuchadas y demostrar su inocencia con la ayuda de la Policía. Pero no fue así.

Cuando llegaron los uniformados, según cuenta, no escucharon la versión que tenían para dar. Les leyeron sus derechos y fueron posteriormente esposadas.

Las llevaron a un CAI y luego a la URI. Todo por un presunto robo de unos polvos de maquillaje.

Cuando intentaron hablar con el gerente del almacén, pero este decía que “solo apoyaba al guardia”.

Sin embargo, luego de permanecer tras las rejas, la abogada de Carulla se comunicó con ellas para pedir disculpas e informar que se iban a retirar todos los cargos.

Foto: Twitter / @AngieRamirezM1

Ahora Ramírez espera escuchar las disculpas por parte de la empresa además de tener una respuesta de la gerencia por negarse a ver las cámaras de seguridad cuando se les solicitó.

Carulla emitió el siguiente comunicado al respecto:

Respuesta marca Carulla a situación presentada en redes y medios

“Claramente estamos ante un hecho que obedece a un error; el cual lamentamos. Situaciones como estas no corresponden a la experiencia que queremos ofrecerles a nuestros clientes.

Constantemente estamos tomando medidas para siempre dar el servicio que nos caracteriza, a partir de los aprendizajes de situaciones como estas.

Hemos contactado a la clienta para expresarle nuestras más sinceras disculpas por este hecho que nunca debió suceder.”

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO