Casos que prenden alarmas en Colombia sobre el medio ambiente

Casos que prenden alarmas en Colombia sobre el medio ambiente

5 de junio del 2019

Colombia conmemora el Día Mundial del Medio Ambiente. Sin embargo, al día de hoy existe un enemigo que acecha la salud del medio ambiente y la de los colombianos: la producción de plástico.

Según informes de Fenalco y Greenpeace Colombia, cada colombiano consume 24 kilos de plástico al año (1.250.000 toneladas para el país) de los cuales el 56 % son plásticos de único uso como pitillos.

El material que posteriormente se convierte en residuo termina en las principales fuentes hídricas como el río Magdalena y el río Amazonas, que están en el top 20 de los más contaminados por plástico en el mundo.

De acuerdo con ambas organizaciones, un colombiano puede llegar a producir 1.8 toneladas de residuos plásticos a la edad de los 77 años (expectativa de vida promedio) de lo que escasamente solo 162 kilogramos serán reciclados.

Dos noticias preocupantes

En medio de esta conmemoración y con las condiciones de riesgo para el mismo que tiene Colombia, se discuten dos noticias que no ayudarían a preservarlo: la posibilidad de tener megaminería en Salento y la dificultad para prohibir el asbesto.

La primera de ellas se desarrolla en Salento luego de que el Tribunal administrativo del Quindío le abriera las puertas a la megaminería.

Por otro lado está la prohibición del asbesto en Colombia. Pese a que en un fallo del Tribunal Administrativo del departamento tumbó un acuerdo emitido por el concejo municipal en el que quedaban prohibidas las actividades mineras en la zona, con el fin de proteger el medio ambiente, en redes sociales se libró un debate en cuanto a los tres temas mencionados e incluso se empezó a promover la tendencia #HastaAhíLlegóSalento.

Uno de los primeros en promocionarlo fue el caricaturista Vladdo quien trinó una caricatura publicada años atrás.

Por otro lado, Daniel Samper reflexionó sobre cómo un país privilegiado no comprende aún que su verdadero patrimonio es la riqueza natural que posee, pero fue ha sido entregada a las empresas extranjeras dedicadas a la minería.

Es tan grave la noticia y el inconformismo de la ciudadanía que para el próximo 7 de junio se organizarán marchas en el territorio colombianos contra el fracking y la megaminería.

Con las intenciones de proteger la zona, miembros del concejo municipal anunciaron que apelarán la determinación además de buscar todas las herramientas legales que den luz verde a reversar la decisión.

Por el lado del asbesto hubo una gran recopilación de datos que invitó a los congresistas a decir #NoMásAsbesto, entre ellos las 397 muertes en 2016 por enfermedades relacionadas con este material de construcción.

Mauricio Toro, ponente del proyecto de esta ley de dejar de explotar y exportar el asbesto aseguró ante los medios que prohibirlo es solo el inicio.

El Concejo de Bogotá aprobó el 2 de junio de este año el proyecto presentado por María Fernanada Rojas del partido Alianza Verde, que busca prohibir el uso del asbesto en construcciones públicas que realice el Distrito, campaña apoyada por Greenpeace.

“Es una potente señal y ejemplo para abrir los ojos de los legisladores y sacar de la vida de los colombianos una sustancia que ya ha arrebatado durante demasiado tiempo y de manera silenciosa la vida de miles de compatriotas”, señaló Silvia Gómez, directora de Greenpeace Colombia.

¿Sufrirá a palma de cera el implacable ataque de la megaminería? ¿Se logrará prohibir definitivamente el uso de asbesto y cancelar los productos que poseen esta fibra asesina? Los leemos en nuestra cuenta de Twitter.

Si bien las redes sociales son una vía importante para comunicar y denunciar este tipo de noticias, es necesario llevarlas más allá del mundo virtual debido al grado de afectación que traen estas prácticas en el medio ambiente en Colombia teniendo en cuenta el detrimiento de la biodiversidad, contaminación del aire y del agua.

La región andina, donde se ubica Salento, produce más del 70 % del PIB. De igual manera, en esta zona cuenta con la mayor parte de nacimientos de agua que hay en Colombia, genera el 70 % de la electricidad y una cantidad considerable de alimentos.

Según la WWF (Fondo Mundial para la Naturaleza) en Colombia perduran menos del 10 % de los bosques andinos originales y menos del 5 % de los bosques altoandinos por la minería, infraestructuras y la contaminación.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO