Citemos a Pepe Mujica: “Es una barbaridad”

Citemos a Pepe Mujica: “Es una barbaridad”

1 de mayo del 2019

En 1989, cuando el famoso “rebelde desconocido” se plantó frente a una columna de tanques en la plaza Tiananmén, en Beijing, China, José Pepé Mujica tenía ya 54 años de edad. Había estado en la cárcel durante 15 años y sabía lo que era salir herido por arma de fuego en enfrentamientos.

Han pasado 30 años desde Tiananmén, pero las protestas y el uso desproporcionado de la fuerza permanecen intactas alrededor del mundo, con episodios recientes durante la gestión de Nicolás Maduro.

En más de una oportunidad, sus detractores en la calle han protagonizado escenas con tanquetas, pero no todos los que han retado a la fuerza púbica, han salido ilesos, como le ocurrió a la señora de la imagen hace un año.

El desvarío del “líder moral” de la izquierda

Como miles alrededor del mundo, Mujica seguía los acontecimientos en Venezuela este 30 de abril. Sus interés por ese país, no se limita a un hecho informativo. Pero, en la historia reciente, sobre Venezuela – y compañía- Pepe Mujica ha tenido muestras de desvarío.

De Hugo Chávez declaró haber sido tan cercano, que lo consideraba un amigo; de Maduro, no tanto. Sus opiniones sobre el país petrolero han sido tan ambiguas que siempre, y por igual, le da titulares a los medios que hacen propaganda en favor del régimen socialista y a los que apoyan y trabajan por su salida.

Pero la declaración que ofreció este primero de mayo a Radio Monte Carlo, cuando llegaba al acto de los trabajadores en Montevideo, fue la excepción.

¿Qué opina de lo de las tanquetas atropellando gente Mujica?“, le consultó un periodista al expresidente uruguayo, sobre el episodio donde una tanquetas de la Guardia Nacional de Venezuela, embistieron a manifestantes opositores, en Caracas.

Que no hay que ponerse delante de las tanquetas“, respondió el exguerrilero y político de 83 años de edad. Mujica, quien es visto por muchos como una suerte de “faro moral” de la izquierda en América Latina, opina que “si usted -o lo que es lo mismo, cualquiera de nosotros- sale a la calle se expone”.

“Hay defensas que no se pueden hacer”

Es una barbaridad” se le escucha decir a Mujica entre el par de polémicas frases. Una barbaridad, que por tal, fue replicada por importantes medios en el continente.

De acuerdo al planteamiento que hace el líder de la izquierda, el niño que muere asesinado en el barrio por una bala perdida es culpable por vivir, la mujer que es abusada sexualmente es responsable por usar falta corta y en Venezuela cientos de personas han sido asesinadas durante manifestaciones contra Maduro por salir de sus casas a protestar.

“Si usted sale a la calle, se expone”, es la teoría de la causa y efecto que este primero de mayo de 2019 patentó “El Pepe”.

Una “barbaridad”, dijo el otrora defensor de derechos humanos, que en una oportunidad declaró para condenar el uso desproporcionado de la fuerza por parte de Israel contra Gaza: “Todos tienen derecho a defenderse, pero hay defensas que no se pueden hacer”.

A sus años, Pepe debería saber que, también en el terrero de las palabras, hay defensas que no se pueden hacer.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO