La maldición de los penales

3 de julio del 2018

La afición colombiana pintó el estadio de Spartak de amarillo, azul y rojo. Miles de nacionales viajaron para apoyar a una Selección Colombia berraca y entusiasmada por seguir escalando en la Copa Mundial de la Fifa. Hoy, caímos ante una Inglaterra que para los internautas dejó mucho qué desear por el arbitraje. Sin embargo, desde […]

La maldición de los penales

La afición colombiana pintó el estadio de Spartak de amarillo, azul y rojo. Miles de nacionales viajaron para apoyar a una Selección Colombia berraca y entusiasmada por seguir escalando en la Copa Mundial de la Fifa.

Hoy, caímos ante una Inglaterra que para los internautas dejó mucho qué desear por el arbitraje. Sin embargo, desde horas antes ya se conocía la alineación que José Pékerman usó para el encuentro. Ni James ni Borja estaban en la lista. Verían el encuentro desde las gradas.

Las ganas de saber la titularidad eran evidentes.

Periodistas deportivos y aficionados esperaron dos jugadores que nunca llegaron. Las reacciones se mostraron al instante.

El partido transcurría con un juego variante. Los colombianos mostraban un desempeño lento pero acertado a la hora de los pases y definiciones. El primer tiempo finalizó sin goles, pero lo que se venía adelante sería una angustia para 50 millones de personas que siguen a la tricolor.

Los asistentes se levantaron de las gradas cuando Sánchez en una acción defensiva cae sobre Harry Kane. Fue el primer gol para los ingleses y los ánimos en redes sociales se hicieron notar.

“Si Colombia pierde este juego, Carlos Sánchez va a estar muerto en seis meses”, recordó un hincha en Twitter, en un vestigio a lo sucedido con Andrés Escobar en 1994 durante el mundial en Estados Unidos.

Justo en medio del ajetreo de la falta. El diario británico The Sun hizo un trino sobre lo que no se vio de los colombianos durante la discusión con el árbitro.

Era Mojica, pisando con fuerza el punto penal para que Kane fallara pero finalmente terminó en gol. Un silencio se hizo notar en el lugar, pero el rostro de un ausente James Rodríguez tuvo más atención.

En España, anunciaban el gol de Kane como una transformación importante para el juego.

Era imposible para James contenerse y no levantarse desde la vista del público. Las cámaras y redes sociales estaban sobre él.

Una tarjeta amarilla para el ‘Tigre’ Falcao bajó la calentura del goleador que venía de discutir frecuentemente con el árbitro. Bacca fue el siguiente en recibir el cartón.

Justo en en ese momento, los políticos aprovecharon para publicar sus fotos con algunos jugadores. Iván Duque posó al lado de James Rodríguez.

El reloj seguía corriendo, las tendencias en Colombia y el mundo tenían en mira el partido. Más de un millón de trinos se sumaban para hacer a Bacca, Pékerman y a la selección tendencia.

Pero el que marcaba sin duda alguna era Carlos Sánchez. Dos errores cruciales en el mundial que los cibernautas no perdonaron y se lo hicieron notar.

Incluso, algunos trinos en inglés: “Ahora, Sánchez no puede volver a Colombia”

Otros demeritaron su rendimiento y lo pedían fuera de la cancha: “Saquen a Sánchez. Uno de los peores jugadores de la Liga Premier -de Inglaterra- y de la Copa del Mundo”.

Mientras tanto, periodistas como Clauda Gurisatti intentaban subir los ánimos.

Los memes no tardaron en llegar. Las redes se calentaron y pedían el cambio para Lerma y Mojica.

Al 81′ todos querían ser Cuadrado para disparar correctamente lo que pudo haber sido el 1-1 faltando 9 minutos para terminar.

Bacca era el centro de las críticas, pues para muchos, no merecía participar en el juego.

Al cumplirse los 90 minutos, el juez decide añadir cinco más. Cinco minutos que parecían segundos. La ansiedad por la necesidad del empate era insoportable.

Mister Chip, uno de los más conocedores del tema futbolístico se refirió a James y era consciente de la falta que le hizo al equipo.

Un potente tiro de Matheus Uribe le dio la esperanza al país. Tiro de esquina que Yerry Mina tenía en el radar.

Un gol ‘picado’ faltando segundos para terminar el encuentro pone 1 – 1 el partido. Colombia respira y se fue a tiempo extra.

La celebración de Mister Chip se hizo viral.

El humor a estas alturas del partido también se hizo presente. Las caras largas desaparecieron y la esperanza aumentó.

Los ingleses no paraban de caer al suelo. Era evidente su búsqueda por un tiro desde los 12 pasos.

El apoyo nunca se detuvo. Las redes alentaban a la selección.

Juan Manuel Santos quería desafiar las probabilidades.

El expresidente Álvaro Uribe volvió a dar RT a uno de sus trinos donde mostró gratitud con el defensa del FC Barcelona.

El trino de Mister Chip que, una vez más, generó gran polémica entre sus más de dos millones de seguidores. Los colombianos le daban total razón.

Fueron 120 minutos de juego intenso. La tanda de penales se vivió de una manera excitante al inicio. Colombia acertó los tres primeros tiros al arco y David Ospina atajó uno.

Pero Matheus Uribe y Bacca fallaron a la hora de disparar. La cara de José Pékerman demostraba lo que sentían los cafeteros.

Colombia tenía un récord de victorias decente en tanda de penales. Cuatro victorias de seis parecían una buena señal pero, finalmente, Inglaterra se encargará de enfrentar a Suecia, ocupando el puesto de millones de colombianos que anhelaban que el equipo estuviera allí.

La cara de James lo dijo todo. Tristeza absoluta.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO