Con la mirada perdida, el asesino de Aurora se presentó ante el juez

23 de julio del 2012

James Holmes, el hombre que asesinó a una docena de personas y dejó a 50 más heridas en el estreno de Batman, llegó a la corte con el pelo teñido y al parecer sedado. Podría afrontar incluso la pena de muerte.

Cuando la policía detuvo a James Holmes en el estacionamiento del teatro de cine Century XVI de Aurora (Colorado), el sujeto vestía un chaleco antibalas, una máscara de gas y un casco balístico. Holmes acababa de ejecutar una masacre luego de ingresar con un arsenal al teatro durante el estreno de Batman y disparar sin distinción contra los espectadores. Doce personas murieron y 52 más resultaron heridas, algunas de las cuales se encuentran en estado crítico.

El joven de 24 años, quien se graduó con honores en Neurociencias de la Universidad de California en Riverside, espera la lectura de cargos y la sentencia máxima, que podría ser hasta la pena de muerte. Sin embargo, la fiscal del caso, Carol Chambers, ha afirmado que “a las víctimas les afectaría sobremanera el hecho de que se pidiera una pena de muerte”. El proceso hasta ahora comienza y se anticipa que será largo. Por el momento, Holmes se encuentra recluido en un lugar especial del Centro de Detención del Condado de Arapahoe, aislado de los demás recluso para protegerlo de cualquier agresión.

James Holmes

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO