La reflexión de Constanza Turbay Cote sobre la reconciliación

29 de diciembre del 2014

Hace catorce años su familia fue asesinada por las Farc.

Victimas

Catorce años después del asesinato de miembros de su familia por militantes de las Farc, Constanza Turbay Cote escribió una carta (una reflexión) sobre la paz y la reconciliación, que compartió con varios medios de comunicación, entre ellos El Espectador.

En su misiva, Turbay Cote dice que la partida de sus seres queridos “nos recuerda hasta dónde puede llegar la crueldad humana, que es capaz de crear escenarios escalofriantes de terror, como los que quedaron en la mente de los colombianos por la desgarradora masacre de mis seres amados y sus cinco acompañantes, quienes nunca más, desde entonces están conmigo”.

Punto seguido aclara que la crueldad “nos invita a reflexionar en la urgente necesidad de la paz”.

Turbay Cote, que se reunión con miembros de las Farc que adelantan conversaciones de paz con el Gobierno Nacional en Cuba, dice que en ese encuentro vivenció “los cimientos de la paz”. “El diálogo que tuve con Iván Márquez fue el del perdón, el que tuve con Fabián Ramírez fue el de la verdad. Ojalá, algún día, el autor determinador, se arrepienta”, escribió la señora Constanza Cote Turbay.

En su carta cuenta varias intimidades y reflexiones en torno a la paz y su familia. Entre ellas, esta: “El destino quiso que perteneciéramos a una región signada por la violencia, violencia que nunca compartimos y que jamás se reflejó en nuestros actos. Recuerdo cuando a mi padre, Hernando Turbay Turbay, personas desesperadas por los secuestros y las extorsiones le propusieron apoyar a los grupos de autodefensa. Mi padre no sólo rechazó vehementemente la idea, sino que se opuso radicalmente a ella y les dijo a sus promotores que, la violencia no se combatía con más violencia. Hoy la historia lo confirma, en ninguno de los procesos de paramilitarismo que se adelantaron en Colombia, apareció ni aparecerá el nombre de la familia Turbay Cote”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO