La superfinal de Libertadores genera expectativa global

La superfinal de Libertadores genera expectativa global

1 de noviembre del 2018

El resultado registrado en la noche de este miércoles en la vuelta de la semifinal entre Boca Juniors de Argentina y Palmeiras de Brasil garantizó que, por primera vez en la historia, se juege el superclásico argentino para definir quién se quedará con el máximo torneo de Sudamérica. Cabe recordar que River Plate, el rival de patio bonaerense, venció el martes de forma agónica al poderoso Gremio de Porto Alegre 1-2 en Beira Rio. 

Asimismo, será con tamaño enfrentamiento que se disputará, por última vez, una final ida y vuelta en la historia del certamen, que en 2019 pasará a tener una final única en cancha neutral como es costumbre pero en torneos europeos. Tales factores en torno a la próxima cita entre los dos más enconados rivales de la Argentina (e incluso del continente), han generado toda suerte de reacciones en redes sociales y expectativa entre futboleros de todo el mundo. 

Tal vez por esa importancia del encuentro, y por la expectativa mundial que está generando, la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL), anunció que cambiará la fecha del Boca-River al fin de semana tanto para la ida en la Bombonera (sábado 10, 2 p.m. hora de Colombia), como la vuelta en el Monumental (sábado 24, 2 p.m.). 

El cambio de fechas generó tanto críticas como apoyos por parte de comentaristas deportivos de todo el globo. Desde España, Mister Chip dio las gracias al máximo ente del fútbol sudamericano por el gesto que tuvo para con los aficionados de otras regiones del globo. No obstante, periodistas locales como Pablo Carroza no ocultaron su malestar frente a la hora del encuentro: “Poner la mejor final de la historia a la tarde tiene menos emoción que un helado de crema del cielo”. 

El encuentro, de cualquier forma y a pesar de las críticas sobre la fecha en la que se disputará, ya es calificado como “la mejor final de la historia”, “el acontecimiento deportivo más importante a nivel de clubes”, “la final del siglo”, entre otros. Todos los futboleros quieren que “empiece ya”. 

Otros comentaristas, no obstante, rezan porque la legendaria enemistad no implique, teniendo en cuenta lo que está en disputa, incidentes violentos que lamentar en Buenos Aires, que empañen el evento dada la expectativa que ha adquirido por tratarse de la final de la Libertadores. El presentador y narrador Pablo Giralt de DirecTV así lo hizo notar: “Todas estas semanas nos preguntábamos si el país estaba preparado para una final BocaRiver. Los próximos días tendremos la respuesta. Ojalá se sufra o se goce pero sin violencia”. 

El cronista deportivo de ESPN, Andy Kusnetzoff, se expresó en la misma vía. “Uno va a ganar y otro va a perder. Pero con violencia perdemos todos”, escribió en su cuenta de Twitter. 

El tema no se quedó ahí y pasó al plano oficial. Fue de hecho el mismo Presidente de la Nación Argentina, Mauricio Macri, quien hizo un llamado a los ciudadanos de su país para que no reaccionen violentamente a pesar del resultado. 

“Aquel que pierda va a ser durísimo porque esta final no sé si alguna vez se vuelva a repetir. Pero no por eso vamos a dejar de disfrutarla. Y para disfrutarla tenemos que hacerlo con esos valores: con el respeto, la armonía y la paz”, aseguró.

Más allá del llamado a que se viva el choque en paz, existen periodistas que de todas formas se centran en el tema deportivo y suben el morbo futbolístico que tendrá el evento. Mister Chip aseguró que quien pierda esta final tendrá un peso sobre la espalda para toda la vida: “Quien gane esta Copa tendrá el as bajo la manga en cualquier discusión y será imposible rebatirlo”.

Entre toda la expectación, existe un hecho que aún genera duda y tensión del lado de River. Los incidentes en los que Marcelo “el Muñeco” Gallardo bajó en el entretiempo en Porto Alegre al camerino para animar a su equipo, a pesar de que lo tenía prohibido por sanción de CONMEBOL, podría significar nuevos castigos contra el talentoso entrenador. 

De hecho, los directivos del Gremio Foot Ball Porto Alegrense han radicado recursos para no solo sancionar al técnico argentino sino ganar en el escritorio el paso a la final, meta última que muy probablemente no ocurrirá, teniendo en cuenta que el “Millonario” remontó el partido en la cancha y que ya CONMEBOL cambió la fecha del súperclasico teniendo en cuenta el rating que generará. 

Los brasileños conservan una mínima esperanza de que el día sábado la CONMEBOL suspenda a River por la supuesta injerencia de su entrenador en el resultado. De cualquier forma, lo más probable es que Sudamérica y el mundo del fútbol asistan en pocas semanas a, efectivamente, el mayor evento futbolístico de este tramo final del año.