El poder de la firma

16 de septiembre del 2017

Más de 10 millones de personas deberán apoyar estas iniciativas ciudadanas.

El poder de la firma

La configuración de la campaña presidencial ha desvelado la triste realidad de los partidos políticos. A excepción del Polo Democrático, Centro Democrático y Alianza Verde, hoy parecen tener más poder las firmas que el aval de una colectividad con personería juridica y años de tradición.

En el 2014, Juan Manuel Santos logró 7.784.916 votos, más del 50,90% de los votos en segunda vuelta. Fue reelegido Presidente de la República para el periodo 2014-2018 con un poco más de la mitad del porcentaje, mientras su contendor, Óscar Iván Zuluaga obtuvo el 45.04%.

Hasta este momento se acerca a una treintena los precandidatos los que eligieron el camino de las rúbricas en lugar de ser elegidos por una elección interna de un partido o movimiento político. Sin embargo, el que quiera recibir el visto bueno de la Registraduría Nacional, deberá recolectar 386.148 firmas. Esto supone más de 10 millones 800 mil autógrafos legales; una cifra comparable con el mismo numero de habitantes que tiene hoy Bogotá y el municipio de Chia inscribiéndose a las campañas.

Esto sin contar con las firmas adicionales que pretenden alcanzar precandidaturas como la de Pinzón, Petro y hasta la del Gr. (r) Luis Mendieta, quien tiene la idea de iniciar la recolección de firmas por todo el país que permita no solo la aceptación para ser candidato, sino la creación del nuevo partido que impulse su aspiración.

Este movimiento, que lleva por nombre Patria Nueva, también buscará tener lista de candidatos al Congreso y surge desde la reserva activa de las Fuerzas Militares, poniéndolo a él como cara visible después de haber estado 11 años en cautiverio por parte de las Farc.

El general Mendieta dijo durante la presentación formal de su movimiento que “en lugar de ir por el Senado, queremos ir por la Presidencia de la República teniendo en cuenta la crisis por la que están atravesando los partidos políticos”.

Una prueba más que ahora sí tenemos todo un país volcado a preelegir candidato a la Casa de Nariño de una nueva manera.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO