Nada que aparecen sus cuerpos

Nada que aparecen sus cuerpos

15 de abril del 2018

Aún no entregan los cuerpos de los periodistas del diario El Comercio asesinados por la disidencia de las Farc, y los ánimos se caldean en medio de la incertidumbre.

Las autoridades colombianas instalaron un equipo forense en Tumaco, esperando que entreguen los cadáveres pero no hay certeza de que esa sea la zona donde se encuentran.

Por su lado, el ministro del Interior ecuatoriano, César Navas, señaló la tarde de este domingo en una rueda de prensa que “hay un proceso que se está llevando a cabo con organismos internacionales para poder determinar dónde se encuentran”.

Navas informó a los periodistas que se han realizado 91 allanamientos en la zona de Mataje y que en los operativos encontraron armamento artesanal y antiaéreo que “podría derribar un helicóptero”. También declaró que hay nueve personas detenidas.

Poco tiempo después la redacción del diario El Comercio publicó un artículo donde sostienen que el gobierno ecuatoriano asegura que los periodistas fueron asesinados en Colombia, contrario a lo que dijo el presidente Juan Manuel Santos, quien en días pasados declaró que el hecho había sucedido en Ecuador.

Navas adelantó que mañana se reunirán los cancilleres de ambos países en Quito y que tal vez sí exista una relación entre alias Guacho y los carteles de la droga mexicanos.

Mientras tanto, no solo los ecuatorianos lamentan las muertes de Javier Ortega (36 años), el fotógrafo Paúl Rivas (45 años) y el conductor Efraín Segarra (60 años), el Papa Francisco también rezó por ellos en la Plaza de San Pedro en su homilía de este domingo: “Con dolor he recibido la noticia del asesinato de los tres hombres secuestrados a finales de marzo en la frontera entre Ecuador y Colombia. Rezo por ellos y por sus familiares”.

La ambigüedad de la información repercute en el Proceso de Paz y el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, a quien en las redes sociales tildan de negligente por negar que los periodistas estaban en Colombia, restarle importancia al secuestro de los trabajadores.

Otros trinan sobre la responsabilidad de las directivas del diario El Comercio por no haberse cerciorado del peligro que corrían sus periodistas al adentrarse a esta zona de riesgo.

Entre tanto, hasta que no entreguen sus cuerpos, la tensión crece…