Cura que justifica agresión a mujeres no se retracta ni renuncia al sacerdocio

27 de diciembre del 2012

El italiano dijo que la violencia machista se debía a que las mujeres “provocaban” a los hombres.

Piero Corsi

Piero Corsi, sacerdote italiano, desató una gran polémica por colgar un aviso en el portón de su iglesia en el que aseguraba que las mujeres eran, en parte, culpables de la violencia de género, porque ellas “cada vez más, provocan, se vuelven arrogantes y se creen autosuficientes y acaban por exasperar las tensiones”. En el misto texto parroquial, el religioso niega que los hombres agresores hayan enloquecido y agregó: “¡Cuántas veces vemos a muchachas y señoras maduras caminar por la calle con vestidos provocadores y ceñidos!, ¡cuántas traiciones se consuman en los lugares de trabajo, en los gimnasios y los cines! Podrían evitarse, ya que desatan los peores instintos y después se llega a la violencia o al abuso sexual”. Ante el rechazo en la opinión italiana, se rumoró que el cura había pedido perdón por sus declaraciones machistas y que estaba pensando en “colgar la sotana”, cosa que desmintió el jueves en diálogo con medios locales. En cambio confesó que se tomará unas cortas vacaciones por “el estrés que ha sufrido”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO