En el fútbol no siempre las maquinarias ganan

10 de junio del 2018

El pasado 27 de mayo, en la primera vuelta de elecciones, Iván Duque y Gustavo Petro se quedaron con los dos cupos para definir la presidencia. Se evidenció que las maquinarias, como la de Germán Vargas Lleras y los partidos tradicionales, habían sido derrotadas por los nuevos movimientos políticos. En el fútbol, un deporte que […]

Tolima

Tolima Twitter

El pasado 27 de mayo, en la primera vuelta de elecciones, Iván Duque y Gustavo Petro se quedaron con los dos cupos para definir la presidencia. Se evidenció que las maquinarias, como la de Germán Vargas Lleras y los partidos tradicionales, habían sido derrotadas por los nuevos movimientos políticos. En el fútbol, un deporte que también deja sorpresas, se vio una final histórica de Liga Águila. Tolima, un club humilde de Ibagué, derrotó al Atlético Nacional en su propia casa y le arrebató la estrella 17 del bolsillo.

Y es que derrotar a Nacional en el Atanasio Girardot de Medellín parecía una utopía. Los de Ibagué habían caído en el primer juego 1 – 0 en el Estadio Manuel Murillo Toro. Muchos los dieron por muertos en la batalla pero los dirigidos por Alberto Gamero tenían hambre en el alma. Querían demostrar que al gigante del fútbol colombiano se le podía ganar.

Los ‘verdolagas’ en el Atanasio no cedieron ni un solo punto en todo el torneo. Ni siquiera tenían goles en contra. En la final recibieron dos (sin contar los cuatro de la tanda de penales) y vieron cómo la copa se les iba de las manos. La dirigencia llevó a ChocQuibTown para interpretar el himno nacional y empezar lo que sería la fiesta del equipo en la capital de Antioquia. Sin embargo, ni la cena ni los premios millonarios llegaron para los jugadores de Jorge Almirón, el entrenador que ni siquiera ofreció conferencia de prensa luego de la final.

Gabriel Camargo, exsenador y presidente del Tolima, incrementó el premio para sus deportistas de 500 a 700 millones de pesos. Tal vez una locura por las diferencias económicas que existen entre el ‘vinotinto y oro’ y Nacional, pero ahora con la venta de los jugadores, que en el mercado son cotizados como campeones, recuperará la inversión.

El ejemplo más claro es el de Sebastián Villa, el talentoso volante que después de vencer a Nacional afirmó que viajará rumbo a Argentina para sellar lo que será su fichaje a uno de los más grandes del continente: Boca Juniors. Los argentinos comprarán el 70 u 80% del pase del futbolista por una cifra que no sería inferior al millón de dólares. Punto para Camargo.

Otros jugadores, como Ángelo Rodríguez, también podrían salir del equipo. Eso sí, el presidente del club ahora incrementará el valor de salida de cada uno de sus deportistas.

A Tolima le queda un semestre más tranquilo que servirá como preparación para la Copa Libertadores 2019, otro de los premios por ser campeón del fútbol colombiano. La segunda estrella del equipo de Ibagué le significa un respiro económico y la muestra de que a los millonarios del fútbol, como el caso de Nacional, que pertenece a la organización de Ardila Lülle, también se les puede vencer con buen juego y entrega en el campo de juego.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO