Después de La Habana una “fuerza a tener en cuenta”

15 de noviembre del 2014

¿Qué tanta fuerza tendrán los grupos que sigan después de la desmovilización?

FARC, Kienyke

Una de las tantas preguntas que surgen en torno al proceso de paz es cuán fuertes serán las bandas o agrupaciones que se resistan a desmovilizarse si se logra firmar un acuerdo con las Farc.

Algunos sectores temen que esas bandas sean lo suficientemente fuertes como para desvirtuar los resultados de la negociación en La Habana.

Esta semana el diario estadounidense El Nuevo Herald publicó una nota de Jim Wyss titulada ‘Si las guerrillas de Colombia firman un acuerdo de paz, ¿se silenciarán las armas?’ En ella el autor alerta sobre la posibilidad de que las Farc ya estén asociadas con bandas criminales, provenientes de las antiguas autodefensas, y que a futuro desconozcan un posible acuerdo que se firme en la mesa.

Wyss expone: “’Digamos que un porcentaje de las guerrillas no se desmovilice y un líder de respeto permanezca al frente’, dijo Jeremy McDermott, de la organización InSight Crime en America, una firma de investigaciones que ha estudiado detenidamente a las FARC. ‘De la noche a la mañana podrían convertirse en una fuerza a tener en cuenta’”.

Además, investigadores tienen la certeza de que importantes cabecillas de las Farc no se desmovilizarían y continuarían delinquiendo (extorsionando, robando, comerciando con narcóticos), indiferentes a los resultados obtenidos en la mesa de negociación de Cuba.

Ante estas versiones, KienyKe.com consultó al especialista en conflicto armado colombiano Gustavo Duncan sobre el nivel de impacto que tendrían estas bandas de miembros de las Farc ajenos a un posible éxito de las negociaciones.

Según el experto, dichas bandas tendrían un impacto regional, no nacional, no tendrían la pretensión de gobierno a nivel nacional, aún vigente en las Farc. Y lo más importante, combatir a estas bandas sería una labor más localizada y menos compleja que la actual, de la que se haría cargo la policía y no el ejército.

Lea también: Él escribe de la guerra vestido de sudadera

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO