Gabo: ¡36 años del Nobel!

21 de octubre del 2018

El 21 de octubre de 1982, Gabriel García Márquez, el máximo exponente de la literatura colombiana y del ‘Realismo Mágico’, se paró al frente de los reyes de Suecia para recibir el Nobel de Literatura por su magistral talento para las letras y puso en alto el nombre de un país que atravesaba una época […]

Gabo: ¡36 años del Nobel!

Cortesía FNPI

El 21 de octubre de 1982, Gabriel García Márquez, el máximo exponente de la literatura colombiana y del ‘Realismo Mágico’, se paró al frente de los reyes de Suecia para recibir el Nobel de Literatura por su magistral talento para las letras y puso en alto el nombre de un país que atravesaba una época convulsa. Exiliado en México por las amenazas en su contra, Gabo unió la nación al recibir el máximo reconocimiento para un escritor.

36 años después de esta fecha, en la que el maestro rompió protocolos al lucir un traje típico del Caribe, en una muestra más de su rebeldía y su amor por la cultura de su tierra – su inspiración-, las redes celebran la distinción alcanzada por García Márquez, el primer y único colombiano – hasta el momento – y cuarto latinoamericano en conseguir este galardón.

Gabo abandonó este mundo hace apenas cuatro años, el 17 de abril de 2014, el mismo día en que también partió Cheo Feliciano, pero su legado sigue y continuará vigente. En su discurso de aceptación del Premio Nobel de Literatura, Gabo recordó ante los asistentes el motivo por el que la academia sueca lo distinguió e hizo de su discurso un cuento.

“En cada línea que escribo trato siempre, con mayor o menor fortuna, de invocar los espíritus esquivos de la poesía, y trato de dejar en cada palabra el testimonio de mi devoción por sus virtudes de adivinación, y por su permanente victoria contra los sordos poderes de la muerte. El premio que acabo de recibir lo entiendo, con toda humildad, como la consoladora revelación de que mi intento no ha sido en vano. Es por eso que invito a todos ustedes a brindar por lo que un gran poeta de nuestras Américas, Luis Cardoza y Aragón, ha definido como la única prueba concreta de la existencia del hombre: la poesía. Muchas gracias”, así cerró su intervención.

La Academia destacó al recordado colombiano “por sus novelas e historias cortas, en las que lo fantástico y lo real son combinados en un tranquilo mundo de imaginación rica, reflejando la vida y los conflictos de un continente”.

Hoy, su pasión y legado vive gracias, también, a instituciones que se han encargado de mantener su espíritu presente. La Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano FNPI-realiza, entre muchas labores, el Festival Gabo, en el que reúne a los mejores exponentes de la profesión que formó al escritor y literato. Además, a través del Centro Gabo, que surgió tras su fallecimiento, se generan “procesos de apropiación social del conocimiento a partir de su legado en movimiento, para despertar e impulsar vocaciones hacia las artes y las ciencias, promover el pensamiento crítico e innovador, e inspirar y formar a la ciudadanía en el uso ético y creativo del poder de investigar, contar y compartir historias”.

Cien años de soledad, la novela que lo catapultó en el escenario mundial, y que finalmente lo llevó a conseguir el Nobel, hace parte del ADN de la cultura colombiana. Que esta fecha sea apenas una excusa para volver a su obra y a las raíces de nuestro pueblo que, en todo caso, es lo que nos enseñó este gran maestro.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO