El mal ejemplo de los colombianos en Rusia

20 de junio del 2018

Más de 11.000 colombianos viajaron a Rusia para disfrutar del Mundial de Fútbol, que cada cuatro años reúne a las 32 selecciones más importantes a nivel deportivo. Colombia acumula su segunda participación consecutiva. La alegría y costumbres colombianas llegaron en vuelo directo a suelo ruso. Las bubucelas, el café, la gastronomía nacional, el sombrero ‘vueltiao’, […]

Mundial de Rusia

Más de 11.000 colombianos viajaron a Rusia para disfrutar del Mundial de Fútbol, que cada cuatro años reúne a las 32 selecciones más importantes a nivel deportivo. Colombia acumula su segunda participación consecutiva.

La alegría y costumbres colombianas llegaron en vuelo directo a suelo ruso. Las bubucelas, el café, la gastronomía nacional, el sombrero ‘vueltiao’, las camisetas amarillas, entre otras cosas, se tomaron las calles de Kazán y Saransk, ciudades que acogen a los seguidores y el equipo dirigido por José Pékerman.

Sin embargo, algunos, porque no son todos, se encargaron de hacer realidad una de las frases que en algunas ocasiones se escuchan en el país: “el vivo vive del bobo”.

El ejemplo que deja en evidencia esta situación es el de Guillermo Morales Cárdenas ,que en las últimas horas grabó un video junto a unas japonesas en el que las invita a decir palabras en español sin respeto como “soy bien perra”.

Los medios registraron el hecho que fue repudiado en redes sociales. Los colombianos cibernautas en su mayoría catalogaron el episodio como vergonzoso. Cárdenas, tras el revuelo de la situación, le dijo a la W Radio: “Pido perdón al país por este comportamiento”.

Otro de los hechos que dio de qué hablar fue el de los hinchas que ingresaron al estadio de Saransk con licor oculto dentro de unos binoculares. Los seguidores burlaron la seguridad rusa y grabaron un video que fue criticado hasta por el hijo del presidente Juan Manuel Santos, Martín Santos.

“Nos parece bacanísimo esto pero nos enojamos cuando nos raquetean en los aeropuertos”, dijo el hijo del mandatario colombiano.

Uno de los colombianos que participó en este acontecimiento era empleado de Avianca. La empresa tomó medidas una vez se conoció el compartimiento de su empleado en Rusia.

“Avianca rechaza todo tipo de actuaciones que vayan en contra vía de nuestros principios y valores como compañía. Por consiguiente hemos tomado la decisión de terminar el contrato de trabajo al empleado presente en el Mundial cuyo comportamiento violó la ley y normatividad vigente en el marco del evento mundialista”, señaló la organización.

La Policía Rusa, que desplega más de tres anillos de seguridad por encuentro para garantizar la seguridad de los simpatizantes, hizo un llamado a los hinchas colombianos para que controlen el comportamiento y no sean deportados por indisciplina.

Las autoridades colombianas se comunicaron para ofrecer sus servicios durante el mundial y así evitar más episodios que den un mal ejemplo de los hinchas de la ‘tricolor’ en el evento.

Lo más importante para la Policía Nacional es que la embajada rusa no se vea obligada a tomar medidas extremas y que la estadía de los seguidores que apoyan a la selección de José Pékerman sea la mejor hasta que finalice el mundial.

Las calles rusas se vistieron de amarillo y bailaron al son de la música colombiana en los días previos al campeonato. Pero la alegría y buen ánimo de los seguidores se vio opacada por estos actos que alimentan el imaginario colectivo negativo de cómo nos ven en el mundo.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO