Iva a modelos webcam: un arma de doble filo

shutterstock

Iva a modelos webcam: un arma de doble filo

20 de diciembre del 2018

El impuesto al negocio de la pornografia a través de las Webcam, aprobado dentro de la ley de financiamiento cayó como una bomba entre quienes controlan este rentable negocio en Colombia y muchos jóvenes que tienen en esta actividad una forma a la mano de ganarse unos buenos pesos, sinmebargo para muchos mas que un control para que paguen impuestos es un arma de doble filo.

Colombia tiene la tendencia a estar en los primeros lugares en algunos renglones controvertidos como el de la explotación sexual de menores, el maltrato a las mujeres, el mayor número de hectáreas cultivadas con coca, el de mayor número de desplazados internos , ya sabemos que el país también ocupa el tercer lugar entre los países con mayor desigualdad social en América Latina y ahora con ocasión de la aprobación de es impuesto al trabajo a través del servicio de Webcam, ya el país sabe que, después de Rumanía, somos el segundo país proveedor de modelos para este tipo de pornografía por la red.

En el proyecto de reforma tributaria, más conocido como ley de financiamiento, que fue aprobado esta semana en el congreso, se incluyó el artículo que desató toda clase de comentarios en la red y que fijó el pago de un impuesto tanto para modelos webcam, los dueños del negocio y para los usuarios que frecuentan plataformas con contenido porno y que se son muy populares en Colombia y el resto del mundo.

La iniciativa es del senador Jonatan Tamayo, quien fue elegido por la lista de’ Los Decentes’, y en diálogo con KienyKe.com sostuvo que con el impuesto se busca regular este tipo de negocios que rebajan a la juventud colombiana “que recurre a este tipo de trabajo denigrante para conseguir recursos para vivir y que tienen al país como uno de los que más servicios de este tipo ofrece. Eso es una vergüenza.” dice haciendo énfasis en que el artículo se aprobó sin modificaciones y sin discusión.

La regulación pareciera una utopía pero el senador dice que para lograr que paguen los impuestos los implicados en el negocio serán los encargados de darle vida al control “Se creará una federación, conformada por los mismos gremios que trabajan en el tema y serán ellos los que definirán como se hace la retención, además estos servicios como son por Internet no se pueden ocultar y los clientes pagan con tarjetas de crédito, lo que sigue es que el año entrante presentemos un proyecto para darle vida a las federaciones” dice el senador Vega.

Cali, Medellín, Ibagué, Villavicencio, son según el senador las ciudades donde el negocio ha florecido más y sostiene que la imagen del país con este tipo de negocios que atraen turismo sexual, así sea por Internet es muy dañino y tiene mucho que ver con las ‘narconovelas’ que muestran una imagen de la mujer colombiana que no corresponde.

La polémica quedó planteada y muchos se preguntan: ¿Hasta que punto este impuesto que se les impondrá a los de este ‘negocito’ tan lucrativo no significa más bien que se le está dando estatus de una práctica aceptada

por el estado y que a cambio de reprimirlo terminará por profesionalizar a muchas jóvenes, hombres y mujeres, en lo que no es más que un mercado de pornografía sin control?

El argumento para aprobar la imposición de este gravamen es que es un negocio rentable que pasa agachado sin pagar impuestos y que genera ingresos anuales cercanos a los 500 millones de dólares al año y que al ponerles IVA generarían ingresos al fisco por 50 mil millones de pesos anuales.

Con la publicidad que se le está dando al tema, ya se conocen las tarifas que se cobran en la Web, algunas jovencitas con nombre propio han salido en algunos medios a contar cuanto cobran por hacer su ‘trabajo’ ante una cámara para satisfacer las fantasias sexuales, e incluso las perversiones da personas a las que no les ven la cara, no conocen y por tanto no importa que les piden que hagan frente a una computadora. Ya se sabe por ejemplo que quitarse la blusa y el brassier cuesta 90 mil pesos y darle gusto con algún fetiche que pida el cliente el costo puede ser de 200 mil pesos.

Estas cifras con certeza atraerán a más jóvenes a formar parte de estas redes que de alguna manera contribuyen a prostituirlas de manera velada porque se les ha oído decir que solo les da pudor al arrancar en el negocio, pero que después no les afecta y lo hacen de manera ‘profesional’ y mecánica.

El autor del curioso gravamen dice que la norma permitirá controlar a quienes hacen el negocio “Como serán los mismos gremios los que manejarán la federación será más fácil hacer la retención al cliente, a los modelos y al promotor en Colombia, a las empresas internacionales no porque ellos pagan en sus países, porque como es con tarjeta de crédito no pueden ocultarlo”

En medio de las declaraciones de modelos que defienden lo que hacen ante las cámara para complacer a clientes desconocidos también se oyen las voces de mujeres que han sido secuestradas por proxenetas que las encierran en residencias donde las obligan a permanecer horas enteras frente las cámaras, a tener sexo con distintas personas o participar en orgías, actividades por las que reciben como pago las tres comidas diarias y el hospedaje. Muchas venezolanas han caído en estas redes, que son difíciles de detectar y que solo cuando logran escapar dan aviso a las autoridades.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO