Las redes blindan a víctimas de acoso como Bolaños

FOTO: Facebook Martha Isabel Bolaños

Las redes blindan a víctimas de acoso como Bolaños

4 de febrero del 2019

Este lunes se conoció lo que ocurrió en torno a un video que circula desde el sábado, en el cual un conductor agrede sexualmente a la actriz Martha Isabel Bolaños (conocida por papeles como el de la ‘Pupuchurra’ en Betty la Fea), con comentarios insultantes contra ella. La artista hizo pública su experiencia para denunciar lo que sufren miles de mujeres en Colombia a diario. 

En diálogo con distintos medios, Bolaños explicó que mientras entraba con unas amigas a un centro comercial, se generó un trancón de vehículos que hacían fila para ingresar al parqueadero. El agresor se encontraba atrás pero no podía pasar, por lo que empezó a pitar de forma desesperada. Cuando pudo pasar recriminó a las mujeres y les hizo pistola, cosa que respondió la actriz. 

Acto seguido se bajó del carro de su amiga y prendió su celular para grabar al personaje (aprovechando que el semáforo estaba en rojo), momento en que recibió toda suerte de insultos sexuales que lastimaron su dignidad como mujer: “Dale, perrita, dale. Usted no está sino pa darle, mamita. Debe ser venezolana, perra hijueputa”.

Desde el sábado, día en que la actriz difundió lo ocurrido en redes, Bolaños solo ha recibido mensajes de solidaridad y su caso ha indignado a la opinión pública nacional que, como en otros lugares del mundo, está crecientemente en guardia contra casos de agresiones sexuales. 

Dicha solidaridad incluyó líderes políticos como el congresista liberal Luis Fernando Velasco y el exsuperintendente de Industria y Comercio, Pablo Felipe Robledo, quienes hicieron un llamado a las autoridades a indagar más sobre la identidad del degenerado. 

“Sería bueno saber cómo se llama ese troglodita y dónde trabaja. ¿Qué opinión le merecerá eso a su familia y a la empresa para la cual trabaja? ¿Se sentirán muy orgullosos de este patán?”, dijo Robledo en Twitter. 

Posiblemente no solo se dé con la identidad del agresor, sino que las autoridades podrían abrir un caso en su contra mientras se mantiene la presión de la ciudadanía en redes. De cualquier forma, este caso es uno de tantos otros que demuestran una de las bondades de las redes sociales: el poder de visibilizar agresiones sexuales que, con anterioridad a ellas, parecían ignoradas. 

El más emblemático de todos ellos fue el movimiento #MeToo en Estados Unidos, que inició como una ola de denuncias por parte de mujeres abusadas sexualmente en el mundo del espectáculo, pero pronto se extendió a otros sectores e industrias del país. El productor audiovisual Harvey Weinstein, tal como el actor Bill Cosby, están siendo procesados por la justicia a raiz de testimonios hechos por numerosas víctimas. 

Con anterioridad, estas víctimas temían denunciar, en un contexto que veían adverso para hacerlo. Los tiempos han ido cambiando. Incluso hay hombres que se han animado a denunciar agresiones sexuales, como fue el caso de las víctimas del también actor Kevin Spacey. 

En Argentina, la solidaridad en redes contra las agresiones sexuales ha llevad a la población a participar masivamente de las manifestaciones contra los feminicidios, un fenómeno que golpea a toda la región. En España también, desde redes fue evidente la indignación de distintos sectores ante la condena menor que recibieron los criminales de “La Manada”, por la violación que cometieron colectivamente contra una joven de 18 años durante el San Fermín 2016. Las marchas fueron generalizadas en todo el territorio español. 

En Chile, desde las redes la sociedad civil respaldó de forma reiterada a las decenas de víctimas de abuso sexual por parte de sacerdotes de la Iglesia católica de dicho país, lo que ha generado la más grave crisis que ha vivido el clero al respecto y terminó con la renuncia de 34 prelados y su procesamiento ante la justicia. 

El caso Bolaños indica que resta mucho por avanzar en la lucha contra la agresión sexual en todo el globo, pero si algo es claro es que las redes se han convertido en una herramienta para denunciar, visibilizar el problema, y coordinar acciones civiles, jurídicas y políticas contra los responsables.