Martín Santos y otras denuncias de amenazas en la red

18 de noviembre del 2019

Las amenazas dicen que podría ser atacado en Washington.

Martín Santos y otras denuncias de amenazas en la red

Las redes sociales son como el tradicional diario en el que la gente escribe y relata los hechos más importantes de su existir.

Desde allí, los usuarios publican fotografías de sus viajes o de su rutina diaria y casi que estos perfiles en Facebook, Twitter, Instagram o alguna otra red social se convierten en una especie de ‘carta de presentación virtual’, con la cual una persona puede conocer la opinión y los intereses del otro sin conocerlo personalmente.

Sin embargo, la posibilidad de opinar abiertamente y sin necesidad de identificarse ha generado también una serie de problemas como las amenazas por Internet, pues de manera anónima cualquier usuario puede recibir mensajes amenazantes en sus cuentas, algo que se ha convertido en una gran dificultad para las autoridades.

Son constantes y sonantes las diferentes amenazas que denuncian algunas personalidades colombianas, las cuales han llegado incluso a convertirse en centro de discusión en los medios informativos.

Uno de los últimos en mostrar públicamente este tipo de mensajes fue Martín Santos Rodríguez, el hijo mayor del expresidente Juan Manuel Santos. Este abogado que utiliza su cuenta en Twitter para mostrar su descontento con el Gobierno Duque y apoyo al de su padre, fue amenazado por un perfil desconocido que le dijo que acabaría con su vida.

En una publicación que acompañó con el mensaje “ayer sugerían cogerme a patadas, hoy a balazos en la cabeza’, Martín Santos denunció con capturas de pantalla el perfil de quien le estaba haciendo amenazas y que correspondería a un hombre llamado José Alejandro Bastidas.

La cuenta, que tenía una foto de un niño usando artículos militares, posterior a la denuncia de Martín cambió su nombre de usuario a @jabm_73.

Hubo varias personas que demostraron su apoyo a Santos frente a esta situación, pues le escribieron que son mensajes que deben ser condenados por todos los colombianos y que, sin embargo, debe cuidarse.

Captura de pantalla

Otros recordados casos

El caricaturista Matador ha sido amenazado en varias ocasiones a través de mensajes anónimos en Twitter y otras redes sociales, en los que le han dicho que lo van a “silenciar” por sus polémicas ilustraciones en las que expresa su opinión sobre la política colombiana.

“Vamos a matarlo a usted y a sus ‘camarillas’ de periodistas por publicar cosas en contra de Uribe”, se resalta en uno de los trinos que enviaron para amenazar al caricaturista colombiano.

Posteriormente, la persona responsable de estas cuentas fue identificada como Francisco Javier Ardila y fue condenado a 3 años y 2 meses de prisión.

También, otro de los casos más populares en Colombia fue el de Nicolás Castro, un joven que en 2009 fue capturado por la Dijín al haber sido acusado de amenazar la vida de Jerónimo Uribe -hijo del entonces presidente de la República y actual senador del Centro Democrático Álvaro Uribe- a través de un grupo en Facebook. Investigación que se llevó a cabo con colaboración de la Oficina Federal de Investigaciones de Norteamérica (FBI, por sus siglas en inglés).

Nicolás estuvo a punto de pagar 15 años de prisión por crear un grupo llamado “Me comprometo a matar a Jerónimo Alberto Uribe, hijo de Álvaro Uribe”. Sin embargo, Castro pasó varios meses en prisión y luego pagó otra corta condena en detención domiciliaria.

¿Es delito amenazar por redes?

Aunque muchos creen que este tipo de actos no tendrán ninguna implicación, el expresidente de la Corte Constitucional Alfredo Beltrán Sierra, le explicó a KienyKe.com que un bien jurídico protegido es el de la vida y la tranquilidad personal, por esa razón el Código Penal establece como un delito la amenaza:

El que por cualquier medio apto para difundir el pensamiento atemorice o amenace a una persona, familia, comunidad o institución, con el propósito de causar alarma, zozobra o terror en la población o en un sector de ella, incurrirá por esta sola conducta, en prisión de cuatro (4) a ocho (8) años y multa de trece punto treinta y tres (13.33) a ciento cincuenta (150) salarios mínimos legales mensuales vigentes”, dice en su artículo 347.

Beltrán mencionó que es por eso que, cuando a Matador lo amenazaron de muerte por Twitter, “lo que se estaba utilizando era ese medio de comunicación para perpetrar el delito y esa es la transcendencia de esta sentencia, que por primera vez se impone una pena de estas, al causar intranquilidad y afectar directamente a las personas”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO