La vana amenaza de un Maduro aislado en la región

La vana amenaza de un Maduro aislado en la región

9 de enero del 2019

A un día de posesionarse e iniciar su tercer periodo como presidente de Venezuela, Nicolás Maduro retomó su discurso incendiario y se pronunció sobre las determinaciones del Grupo de Lima. El mandatario bolivariano continuará en el poder en medio de una crisis con sus vecinos latinoamericanos, especialmente por la migración, y bajo la lupa de la comunidad internacional que no lo reconoce como un líder democrático sino como un dictador. 

Maduro fue enfático y aseguró: “Quien se mete con Venezuela, se seca”, en alusión a que toda la presión de las naciones vecinas para presuntamente derrocarlo obedece a los intereses de Estados Unidos y no a la realidad que vive el país que sufre por su economía empobrecida, que no le permite a sus habitantes tener una existencia digna. 

Sin reconocer la difícil situación que atraviesa Venezuela, Maduro afirmó que quien tenga un ‘plan golpista’, “se va a enfrentar con la justicia, la Constitución y el poder cívico que tiene la patria”.

“No podernos taparnos los ojos, cuando frente a nosotros se está conspirando. La única opción que ha tomado EE.UU es la opción intervencionista y Venezuela tiene su fortaleza, su capacidad democrática. [En las elecciones del 20 de mayo] trataron de imponer la violencia y se lo impedimos. […]El pueblo votó y el pueblo eligió, nada nos detuvo. En esta oportunidad, llueva, truene o reelampaguee en Venezuela va a triunfar la paz y vamos a salir bien”.

Una fuerte advertencia 

Cinco días después de la declaración del Grupo de Lima, firmada por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, y rechazada por México, en la que los gobiernos instan a Maduro a no posesionarse este 10 de enero, el mandatario respondió con una advertencia: “Hoy se entregó a todos los gobiernos del ‘cartel de Lima’ una nota de protesta diplomática, donde le exigimos una rectificación de sus posiciones sobre Venezuela en 48 horas o el Gobierno tomará las más urgentes y crudas medidas diplomáticas para la defensa de la soberanía”. 

Las naciones que pertenecen a esta alianza regional acordaron, entre varias medidas, evaluar sus relaciones diplomáticas con la República Bolivariana, impedir a los altos funcionarios del régimen venezolano la entrada a sus territorios, suspender la cooperación militar con el régimen y “urgir a otros miembros de la comunidad internacional a que adopten medidas semejantes a las acordadas por el Grupo de Lima contra el régimen de Nicolás Maduro en pro del restablecimiento de la democracia”.

Si bien el presidente no dio detalle de cuáles serán las acciones diplomáticas que emprenderá si no se da la retractación, aseguró que es “inaceptable todo el comunicado” y dijo: “Ni antes ni ahora ni después en Venezuela habrá dictadura. Somos una democracia refundada con una constitución que fue aprobada en referendo por el pueblo”. 

Aunque Maduro afirma que hoy el gobierno de su país tiene más aliados que antes, y que tiene buenas relaciones con países de América Latina, el Caribe, Asia y el mundo Árabe, el periodo que empezará a cumplir desde mañana hasta 2025 se da entre un creciente aislamiento internacional, que la economía y la sociedad venezolana cada vez sienten más. 

Los excesos de un régimen autoritario han significado el paulatino aislamiento de Venezuela en el escenario internacional, con cada vez más gobiernos y actores internacionales expresando la necesidad de un retorno de la democracia en dicho país. 

Los hechos que provocaron la caída en desgracia de Venezuela no solo internamente sino en el ámbito exterior fueron principalmente y en su orden: La arbitraria negativa del Consejo Nacional Electoral (CNE) frente al proceso de referendo revocatorio contra Maduro que promovió la oposición en 2016; La declaración de la Asamblea Nacional (AN) como una institución en desacato por parte del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en febrero de 2017; el intento fallido del TSJ por asumir las funciones de la AN el 30 de marzo de 2017; la cruenta represión de las protestas suscitadas desde entonces; y fundamentalmente, la creación el 30 de julio de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de mayoría chavista, entre denuncias de fraude y como un suprapoder por encima del Legislativo (AN). 

Frente a la actitud desafiante que tomó Maduro ante la comunidad internacional un día antes de su cuestionada posesión presidencial, KienyKe.com dialogó con Ronal Rodríguez, investigador del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario, quien aseguró que se trata de un signo de desespero del régimen chavista.

“El pronunciamiento de Maduro es el discurso de un jefe de Estado que uno creería tiene un aparataje estatal que soporta tal aislamiento y que puede aguantarlo. Pero uno se pregunta ¿realmente Venezuela sería capaz de hacer tantas retaliaciones al tiempo en medio de tamaña crisis económica y tan acentuado aislamiento internacional? Una cosa es tener un discurso y decirlo para la galería interna, pero otra es a nivel internacional, y había periodistas extranjeros”, dijo. 

“¿Planea retirar embajadores? Prácticamente todo el servicio diplomático venezolano está viviendo de deudas en el exterior. Lo que queda por otra parte en Venezuela de los cuerpos diplomáticos extranjeros es problemático, porque están expuestos a problemas de seguridad y a la situación insostenible de escasez venezolana. En esta medida casi no hay ya relaciones formales con la región y una retaliación solo afectaría a Venezuela”, agregó. 

En suma, para el experto es claro que Maduro iniciará un mandato no solo cuestionado en su legitimidad, sino con el desafío de un régimen que no quiere seguirse resquebrajando por la reiterada y efectiva presión internacional. 

“Las sanciones sí lo están afectando y eso es lo que demuestra Maduro desafiando a sus vecinos entre su aislamiento. Tampoco se puede hacer mucho más para cambiar de régimen, pero la estrategia de presión internacional seguirá gradualmente funcionando”, concluyó.