¡Jóvenes!, ¡así no!

18 de octubre del 2018

Cada paso que dieron los estudiantes el pasado 17 de octubre a favor de una mejor educación pública y de calidad, estuvo acompañado de música y cantos para presionar al Gobierno Nacional a invertir más dinero en la educación superior. Sin embargo, algunos hechos de violencia dejaron huella de que posiblemente hubo marchantes infiltrados y […]

¡Jóvenes!, ¡así no!

Cada paso que dieron los estudiantes el pasado 17 de octubre a favor de una mejor educación pública y de calidad, estuvo acompañado de música y cantos para presionar al Gobierno Nacional a invertir más dinero en la educación superior. Sin embargo, algunos hechos de violencia dejaron huella de que posiblemente hubo marchantes infiltrados y vándalos que aprovecharon la situación para atacar, una vez más como sucedió en la marcha anterior, la sede de RCN Radio en Bogotá.

Las balas de pintura sobre los muros de la cadena radial estuvieron acompañadas de fuertes mensajes sin sustento, como: “RCN te miente”, “desinforman”, “solo mentiras”, “falsos”, entre otros que insultaban al presidente, Iván Duque.

Luego de que la multitudinaria marcha se detuvo en frente de las instalaciones y empezaron los ataques con los objetos que los “estudiantes” tenía a mano, como piedras , palos y fierros, varios periodistas, transeúntes y agentes de la policía fueron testigos del momento más tenso de la jornada de protesta, que en pocos minutos se convirtió en primera tendencia nacional en Twitter.

Las imágenes provocaron la unión -sin ningún tinte corporativo-, de periodistas y medios de comunicación que alzaron su voz para rechazar este tipo de actos que según dijo el periodista de RCN Antonio Casale, en diálogo con KienyKe.com, “son una manera fácil de hacerse notar y quienes cometen estos actos tienen objetivos distintos a los de la mayoría de estudiantes que protestan pacíficamente por algo que es justo”.

“No hay razones, hay emociones. Esto no tiene explicación racional”.

Por su parte, el director de La Fm, Luis Carlos Vélez expresó en su editorial que fue impactante ver su casa, un emblema del periodismo, pintada, agredida, insultada.

“En la marcha pasada también agredieron e incluso con amenazas”, añadió. El comunicador catalogó lo sucedido como un acto decepcionante no solo por el hecho de atentar contra las instalaciones sino porque es una cadena radial que le dio voz a los organizadores de la protesta, encabezados por la líder estudiantil, Jennifer Pedraza.

Varios periodistas que están a favor de los ideales de los verdaderos estudiantes que salieron a las calles el pasado miércoles, son conscientes de que hubo más de un infiltrado con pensamientos destructivos que se dedicaron a opacar el buen comportamiento de los que sí cantaban en paz y, por supuesto, los que se dedicaron, en la marcha pasada, a limpiar los rayones en estaciones de Transmilenio.

Este medio también se comunicó con la directora de noticias de RCN Radio Yolanda Ruiz, quien muy dentro de su talante de seriedad evitó hacerle ruido a los ataques y dijo que “el problema de fondo es la financiación de la educación pública”.

“A los estudiantes que de nuevo pintaron la fachada de #RCNRadio los invitó a conversar. Llevamos varios días debatiendo con estudiantes, maestros, rectores, expertos y gobierno sobre los problemas de la educación. Sigamos hablando y buscando salidas”, trinó Ruiz.

Un hecho alarmó aún más a la prensa e internautas cuando un periodista, que se identificó como comunicador de la emisora Blu Radio, fue encarado por uno de los jóvenes que participó en los desmanes y dijo ser trabajador de la Universidad Pedagógica Nacional y “defensor de los derechos humanos”.

“Usted es un vándalo al igual que sus compañeros”

El “defensor de derechos” justificó el acto de sus acompañantes debido a que, según él , los medios se encargaban de generar de apoyar la desinformación: “Por culpa de los falsos positivos, ellos están apoyando a Uribe”. Argumento que no quedó muy claro para los tuiteros que rechazaron estos actos.

A pesar de que ataques como estos empiezan a ser sistemáticos, la misión de los periodistas sigue adelante y cada vez más dispuesta al diálogo y apertura de espacios para escuchar la opinión de todos los sectores. La reflexión aquí es que la prensa no “merece” este tipo de ataques y no se debe celebrar este tipo de vandalismo bajo ninguna circunstancia.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO