Jamal Khashoggi: “Un mártir de la pluma”

20 de octubre del 2018

Cuando Hatice Cengi recibió la confirmación de que Jamal Khasshoggi, el columnista del diario The Washington Post, su prometido, efectivamente habría muerto dentro de la sede del Consulado de Arabia Saudí en Estambul y que fue comunicada oficialmente por la fiscalía de ese país, solicitó a través de su cuenta en Twitter que le den […]

Jamal Khashoggi

Cuando Hatice Cengi recibió la confirmación de que Jamal Khasshoggi, el columnista del diario The Washington Post, su prometido, efectivamente habría muerto dentro de la sede del Consulado de Arabia Saudí en Estambul y que fue comunicada oficialmente por la fiscalía de ese país, solicitó a través de su cuenta en Twitter que le den razón de los restos mortales de su novio.
En su trino la novia de Khashoggi lo despidió y reclamó conocer la verdad sobre el paradero del cuerpo de su prometido, del que se dice fue descuartizado y arrojado a un bosque en las afueras de la capital turca.

“Tomaron tu presencia corporal de mi mundo. Pero tu hermosa risa permanecerá en mi alma para siempre. Mi querido #jkhashoggi”, expresó.

El periodismo del mundo libre está consternado y de luto tras confirmarse la muerte de Jamal Khashoggi en el consulado. “Los resultados de las investigaciones preliminares también revelan que las discusiones por parte de los sospechosos que tuvieron lugar con el ciudadano Jamal Khashoggi durante su presencia en el Consulado saudí en Estambul no fueron como estaban previstas y se desarrollaron de manera negativa originando una pelea entre algunos de ellos y Khashoggi”, señaló la Fiscalía Saudí.
El estupor tiene no solo que ver con la muerte del columnista, sino por esa posición adoptada por Arabia, al intentar entregar la que es un versión poco creíble sobre los sucedido al interior del consulado en Estambul, a la que entró el periodista para reclamar un registro civil para casarse, que contradice la información divulgada a lo largo de estos días que daba cuenta de que 15 hombres procedentes de Riad, lo habrían asesinado y mutilado su cuerpo para facilitar sacarlo del edificio.
El reino de ese país ha tratado de desviar la atención que se ha enfocado en el príncipe heredero Mohamed bin Salmán, a quien muchos medios árabes señalan como determinador del asesinato del columnista, al que le había prohibido escribir en medios de su país e incluso usar su cuenta de Twitter por su abierta posición y crítica a la forma de gobierno y a la falta de libertad de expresión que lo llevó a vivir en Estados Unidos.

Muchas voces en el mundo manifestaron su inconformidad por la forma como el reino Saudí ha informado sobre la muerte del periodista. La canciller alemana Angela Merkel calificó las explicaciones de la fiscalía de ese país árabe como “insuficientes ” y pidió “transparencia sobre las circunstancias de la muerte y las razones de fondo.
Organizaciones como Amnistía Internacional y Reporteros Sin Fronteras solicitaron éste sábado a las Naciones Unidas para que sea ese organismo el que lidere una investigación independiente
Varios medios estatales sauditas dijeron que una investigación de la Fiscalía del Reino habría determinado que Khashoggi murió tras una pelea a puños con un grupo de personas con las que se encontró en el interior de la sede diplomática.
Cumplir esta amenaza no parecía posible para Trump por la dependencia que su país tiene con uno de los mayores productores y exportadores de petróleo del mundo y que cuenta con importantes reservas de crudo. Por esto posiblemente también calificó como un gran paso la detención de 18 personas presuntamente implicadas en el caso. Tibiamente señaló: “lo que ocurrió es inaceptable” pero recordó que el Reino de Arabia Saudita es un gran aliado de Estados Unidos.
El director de campañas para Oriente Medio de Aministía Internacional, Samah Hadid, aseguró en un comunicado que la versión de los hechos ofrecida por Riad, según la cual Khashoggi murió en una “pelea”, no es “fidedigna” y “marca un nuevo mínimo en el historial de derechos humanos de Arabia”.
“Pedimos a las autoridades saudíes que entreguen el cuerpo de Khashoggi para que una autopsia pueda ser llevada a cabo por un forense independiente de acuerdo con los estándares internacionales”, exigió Hadid en la nota.

Jamal Kashoggi tenía la soga al cuello después de salir de su país donde trabajó para el príncipe heredero Mohamed Bin Salman y del que conocía muchas intimidades, pero al que abandonó tras muchas diferencias y se convirtió en uno de sus más severos críticos. Su novia lo esperó por más de 11 horas mientras él “peleaba” dentro de las instalaciones árabes. Lo demás se irá develando con el paso del tiempo.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO