Un México de izquierda: ¿Una oportunidad?

2 de julio del 2018

La tarea es seguir reforzando las relaciones de comercio.

Un México de izquierda: ¿Una oportunidad?

Cerca de 17 millones de mexicanos eligieron en la jornada de este 1 de julio a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) como el reemplazo de Enrique Peña Nieto. El candidato que representa un giro hacia la izquierda en la política del país norteamericano, obtuvo un contundente 55% de la votación.

Los líderes del mundo ya se han pronunciado sobre su nombramiento. Desde el ámbito local, el presidente Juan Manuel Santos lo felicitó por su triunfo y le pidió mantener las excelentes relaciones que siempre han tenido los dos países. Por su parte, Iván Duque, como futuro mandatario, también manifestó sus felicitaciones y aseguró: “Nuestro deseo es seguir trabajando y fortaleciendo los lazos entre ambas naciones por el bienestar de la región”.

En su discurso de aceptación de la victoria, Obrador fue claro en su interés de fortalecer la democracia. “El nuevo proyecto de nación buscará establecer una auténtica democracia, no aportamos a construir una dictadura abierta ni encubierta. Los cambios serán profundos, pero se darán con apego al orden legal establecido”, expresó.

También se comprometió con aspectos fundamentales como el respeto por la libertad empresarial, de expresión, de asociación y de creencias. “Se garantizarán todas las libertades individuales y sociales, así como los derechos ciudadanos y políticos”, reiteró.

“Escucharemos a todos, atenderemos a todos, respetaremos a todos, pero daremos preferencia a los más humildes y a los olvidados, en especial, a los pueblos indígenas de México”, fue una de las frases más representativa de su intervención.

Sin embargo, desde Suramérica se analiza el giro hacia una política de izquierda que dieron los mexicanos al elegir a un Obrador que llega a la Presidencia en su tercer intento.

En esta candidatura, AMLO matizó sus posturas izquierdistas, de modo que, aunque propendió por incluir la apuesta social en su discurso, trató de calmar cualquier temor al asegurar que abraza por completo un modelo capitalista para el país. En una nación tan dependiente de la inversión extranjera como México, cabe esperar que calme los mercados rápidamente con ese mensaje, tras haber llegado al poder.

El mandatario del vecino del norte también se pronunció sobre la elección: “Felicitaciones a Andrés Manuel López Obrador por convertirse en el próximo presidente de México. Tengo muchas ganas de trabajar con él. ¡Hay mucho que hacer que beneficie tanto a los Estados Unidos como a México!”, expresó Donald Trump desde su cuenta de Twitter.

La política en México, según analistas, es fundamentalmente nacionalista. Por lo mismo, a los mexicanos no les importa mucho los temas de política exterior a la hora de votar, cuestión que fue distinta en esta elección. Las políticas de Trump desde Washington pesaron mucho para que los votantes se decidieran por AMLO. La idea de dignificar al país en lo social, lo político y lo económico ganaron como argumentos para darle las riendas de la nación.

Y esa diferencia con Estados Unidos hace pensar en que México, que ha visto con cierta distancia a sus vecinos del sur, se empiece a implicar mucho más en sus dinámicas comerciales, en la cooperación en temas de seguridad y de lucha contra el narcotráfico, y en mecanismos de integración.

Es previsible que México busque fortalecer sus intercambios con los países de la Alianza del Pacífico, de la que forma parte Colombia.

Para Colombia, entonces, esta elección puede representar una oportunidad. Se debe tener en cuenta que México ocupa el noveno lugar de los destinos principales de las exportaciones colombianas, con 3,9 % del total de ellas. Además, los aztecas están en el tercer lugar de las importaciones de nuestro país, con 7,6 % del total, solo detrás de China (19,3 %) y Estados Unidos (26,7 %).

Teniendo en cuenta el viraje de López Obrador, su llegada puede ser  una oportunidad de seguir reforzando un comercio que mueve más de 4.500 millones de dólares anualmente. Obrador intentará plantar cara a su vecino del norte y buscar alternativas de comercio y alianzas en el sur.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO