Un Brexit de pesadilla mantiene en vilo a Reino Unido

27 de marzo del 2019

El proceso ha ido de fiasco en fiasco y no sale del estancamiento.

Un Brexit de pesadilla mantiene en vilo a Reino Unido

El 23 de junio de 2016 muchos celebraron el triunfo del Sí a la salida de Reino Unido de la Unión Europea. La potencia parecía retomar el rumbo de su grandeza imperial, casi jactándose de no necesitar muchos aliados en el viejo continente. Pero con el pasar de los años, en realidad se ha demostrado que el denominado Brexit ha resultado ser más un martirio que una luz en la historia británica.

Este miércoles fue más que evidente que el proceso de separación de la Unión Europea solo ha ido de fiasco en fiasco. Tras una frustrada negociación con los parlamentarios, la primera ministra británica, Theresa May, ofreció su renuncia como último recurso para salvar el Brexit.

“Estoy preparada para renunciar a mi puesto antes de lo que era mi intención, para poder hacer lo que creo que es mejor para el país”, dijo a todos los británicos. No era para menos, el Legislativo le espetó a May ocho “No”, a cada una de las alternativas que su gobierno presentó para emprender una retirada de la UE.

Previamente, el martes 15 de enero, el Parlamento había rechazado el proyecto “definitivo” de May para que Reino Unido saliera de la Unión Europea, con una votación aplastante: 432 votos en contra frente a 202 favorables. Pocos días después, le ordenó a la mandataria renegociar el Brexit.

No obstante, la UE replicó que el acuerdo alcanzado con May no sería renegociado ya que, según la opinión de sus líderes, era el mejor acuerdo posible. La mandataria británica intentó no obstante aplicar ciertas modificaciones puntuales, que en cualquier caso no convencieron a los parlamentarios. El pasado 12 de marzo, rechazaron la versión “mejorada” del acuerdo del Brexit.

Nuevamente se había dado una mayoría humillante contra la política conservadora:  391 contra 242 votos. “Sigo creyendo que el acuerdo que hemos negociado es el mejor y, de hecho, el único disponible”, dijo May por entonces. En la misma semana, los parlamentarios rechazaron salir de la UE sin un acuerdo con el bloque, a pesar de que ya habían frenado los dos acuerdos ofrecidos por May.

Tras el fiasco de este miércoles 27 de marzo, en que el Parlamento rechazó otras ocho alternativas para salir de la UE, May seguramente considera que quemó sus últimos cartuchos. ¿Qué puede entonces pasar si se mantiene el estancamiento en este proceso?

En diálogo con KienyKe.com, Rafael Piñeros, coordinador del Área de Relaciones Internacionales de la Universidad Externado, consideró que lo que puede determinar el futuro es el tema de la legitimidad de la actual coalición de Gobierno.

“El Partido Conservador está en coalición con el Partido Unionista de Irlanda del Norte. Si se rompe esa coalición se debe convocar a elecciones, si no, no habría necesidad. No obstante, no está claro si eso resuelve el problema. No sé si esa nueva elección vaya a eliminar esos temores. Parece que más bien está en juego una nueva legitimidad. Tal vez a un nuevo referendo sobre la permanencia, a un Brexit más acentuado, o a otro tipo de acuerdo. Una elección general no solucionaría este estancamiento”, argumentó.

Mauricio Jaramillo Jassir, internacionalista y docente de la Universidad del Rosario, consideró que “Europa parece estar dispuesta a no permitir la salida de Reino Unido ahora que se percata de que su salida no es irreversible”.

“En lo interno uno se imagina un adelanto de elecciones. Hay varios caminos.Pero es evidente que May perdió gobernabilidad y tiene que salir”, agregó.

Sin importar el camino que tome Reino Unido ahora, es claro que el proceso que ilusionó a mitad de su población con salir de unos socios que consideraba un lastre, se ha convertido en todo lo contrario. El Brexit es ya el propio lastre que encontró una de las potencias de Occidente, tal vez sin que fuera necesario.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO