Tres tiempos… 

22 de julio del 2019

Opinión de Esteban Jaramillo

Tres tiempos… 

Dimayor.

Con la firma del acuerdo que asegura ingresos millonarios a la Dimayor, por concepto de derechos  de transmisión en el exterior, protocolizada por su presidente, la euforia de los dirigentes se hizo evidente en el chat interno que manejan. Perspicaces aquellos que notaron que el documento no tiene membretes.El dinero anhelado  por los clubes empobrecidos, sin liquidez y abocados a serias crisis financieras, será un respiro inicial, que recibirá una inyección adicional cuando entre en funcionamiento el Canal Premium de Dimayor y Win sports, con fecha aun incierta. Dinero que pagarán los abonados. Cuanto de esto para hacerle reingeniería al fútbol, o cuanto para los caprichos de los dirigentes.

Bilardo.

En Cuidados intensivos, en un hospital de Buenos Aires, víctima de una enfermedad irreversible, pasa las horas el reconocido entrenador argentino Carlos Salvador Bilardo. Las visitas de sus amigos y familiares, cargadas de aliento y solidaridad para quien fue campeón mundial con su país y dejó gratos recuerdos en Colombia con el Deportivo Cali, contrastan con las opiniones de los médicos, que no alimentan expectativas positivas sobre su vida. Delicado está, dicen. Bilardo fue un transformador del fútbol, líder con sus equipos, exitoso por sus conocimientos, reconocido en el ambiente local e internacional. Gran amigo.

JAMES

Especulación a la carta. Día a día, hora tras hora, sobre el futuro de James Rodriguez se tejen historias variadas, sin sustento informativo. Su transferencia se gestiona en los medios, mientras sus patrones del Real Madrid negocian en silencio. Incierto es hasta hoy su futuro. En sus comparecencias de prensa, con mensajes subliminales, Zidane lo descarta, pero el poder negociador de Florentino Pérez no  encuentra satisfacciones  económicas a su salida. A los 28 años, no hay una conexión entre sus facultades para el juego y sus momentos en el mercado. Solo él sabe las razones.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO