Aplausos para Petro y Peñalosa

13 de junio del 2019

La Cinemateca es un claro ejemplo de que trabajando unidos sí se puede.

Aplausos para Petro y Peñalosa

La inauguración de la Cinemateca Distrital de Bogotá, que se dio este miércoles 12 de junio, no solamente alegró a los capitalinos, también dio hasta para gestos entre enemigos ideológicos.

En medio del festejo, por haberse terminado la obra, en un trino del alcalde Enrique Peñalosa, en el que informa que La Bogotá que él administra gerenció la construcción del proyecto y puso más de la mitad de lo que costó, reconoce que la alcaldía de su antecesor, Gustavo Petro, tuvo participación en la realización del proyecto que estrena la ciudad.

El exacalde de Bogotá y ahora senador de la República de la Bogotá Humana respondió con otro mensaje, y antes de dejar en claro que su alcaldía puso más del 50% del dinero para esta obra, al “igual que todo el proceso de diseño y contratación” agradeció el gesto del actual mandatario al reconocerle su trabajo para que el proyecto de la Cinemanteca Distrital fuese una realidad.

Aunque los dos quieren decir que uno hizo más que el otro y cientos de tuietros aplaudieron el mutuo gesto, la verdad es que con la apertura de las puertas de la Cinemateca los ganadores no son Petro ni Peñalosa, son los bogotanos que tienen a su disposición el espacio cultural.

No importa quién puso más plata que el otro. El dinero con el que se construyó la Cinemateca no es de ninguno de los dos. El dinero para levantar este y absolutamente todos los proyectos en la ciudad es de los ciudadanos que viven en la capital, que pagan impuestos y merecen obras de calidad, que sirvan y que no tengan sobrecostos. Ellos solo son administradores del erario.

Aplausos para Petro por iniciar el proyecto y contratar lo que contrató. Y aplausos para Peñalosa por darle continuidad a la obra y sobre todo por llevarla a feliz término. Y aplausos a los dos por dejar egos atrás y reconocer y agradecer.

La Cinemateca puede ser un claro ejemplo de que trabajando unidos, alejándose de camisetas políticas, sí se puede.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO