UN AJIACO ATRAGANTADO

UN AJIACO ATRAGANTADO

17 de junio del 2011

El almuerzo previo a la audiencia fue en el Hotel de La Ópera. El ex presidente Uribe, una hora antes de ingresar al recinto del Congreso donde rendiría versión libre por el tema de las ‘chuzadas’, invitó a su hijo Jerónimo y a sus dos abogados, Jaime Lombana y Jaime Granados, a comerse un Ajiaco. Pero ninguno pudo pasar bocado. En ese momento les informaron que la defensa de Piedad Córdoba había radicado una recusación contra dos de los tres congresistas investigadores de Uribe, por no haberla dejado intervenir en la audiencia. Entonces, Lombana dijo: “Presidente: con esta adrenalina no soy capaz de almorzar”. Uribe asintió. El ambiente no estaba para saborear ningún plato. La mesa quedó servida y el ex presidente sacó 70.000 pesos en efectivo de su billetera, pagó y pidió salir rumbo al Congreso.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO