Anla ha recibido 20.000 derechos de petición por Minesa

23 de octubre del 2019

La empresa al parecer busca iniciar proyectos mineros en el Páramo de Santurbán

Minesa, minería, páramo, Anla

La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), informó este 23 de octubre que ha recibido 20.408 derechos de peticiones de personas interesadas en conocer sobre el proceso de licenciamiento ambiental del proyecto de “Explotación Subterránea de Minerales Auroargentíferos Soto Norte”.

Un proyecto que ha recibido el rechazo de la comunidad pues para ellos afectaría el Páramo de Saturbán, y que aún se encuentra en estudio por parte de la sautoridades ambientales del departamento de Santander.

El pasado 10 de mayo la comunidad salió a las calles a marchar contra el proyecto minero y contó con la participación de 45.000 manifestantes que llevaban como lema ‘Agua sí, oro no’.

El Comité de Defensa de Saturbán le sigue insistiendo a la ANLA que niegue la licencia minera a Minesa en Soto Norte.

“La ciudadanía siempre mostrando el interés por defender Santurbán, más de 20 mil personas pidiendo su protección”, dijo a través de Twitter la organización ciudadana.

Los riesgos ambientales de la explotación minera en Santurbán

Según explica el biólogo Orlando Rangel, profesor del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), aunque está claro que la zona que explotaría la firma está por fuera de la región delimitada como páramo, es necesario que se mire cuidadosamente la solicitud de licencia presentada a la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (Anla), para analizar cuáles son las medidas que se proponen para hacer una correcta explotación de los recursos.

Entre los aspectos a considerar está el uso del recurso hídrico: “es preciso saber de dónde se obtendrá el agua para las labores de minería, para que estas no afecten la disponibilidad del recurso en las fuentes de las cuales se abastece el Acueducto de Bucaramanga”, detalla el docente Rangel.

También debe ser claro cómo se dispondrán los residuos sólidos resultantes de las pérdidas del proceso; cómo se afectarían los sitios conservados por las vías de penetración necesarias para transportar herramientas y personas, y aunque el proyecto plantea que se harán excavaciones subterráneas se debe tener claro cómo será el manejo de la contaminación del aire.

“Estos aspectos se deben consultar con especialistas para revisar los estudios realizados y los planes de contingencia planteados por la multinacional. En la U.N. tenemos expertos que conocen el páramo y podrían analizar la viabilidad del proyecto”, agrega el académico.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO