Corte ordenó a dueño de una licorera disculparse con pareja gay

1 de agosto del 2019

El acusado respondió que no ve razones para disculparse.

magistrados

El pasado miércoles la Corte Constitucional resolvió una solicitud de tutela de un caso que se presentó en julio de 2018, donde el dueño de un establecimiento en Barranquilla le prohibió a una pareja de lesbianas demostrarse su afecto.

Según las declaraciones de la demandada que reseña el fallo, en el sitio llamado Licores La Licorería, la pareja empezó a darse demostraciones públicas de cariño, pero el dueño del local les pidió que “se comportaran, porque estaban en un ambiente familiar y el resto del público se podía incomodar”.

En ese momento la pareja prefirió salir del lugar, sin embargo, no dejaron pasar por alto la situación.

Decidieron ir a la organización Caribe Afirmativo, entidad que defiende los derechos de la comunidad LGBTI, y entablaron la denuncia ante el Tribunal de Barranquilla.

Pero este ente les “negó la solicitud”. Luego, la demanda la aceptó la Corte Constitucional, que finalmente le dio la razón a la pareja de lesbianas.

En el amparo, la demandante señaló que se le vulneraron derechos fundamentales como a la dignidad humana, al libre desarrollo de la personalidad, a la intimidad, a la vida privada y a la igualdad (…)

“La Corte reconoce que se vulneró la dignidad humana y el libre desarrollo de la personalidad en las dos mujeres lesbianas, por lo que entrega dos órdenes y una recomendación”, informó Wilson Castañeda, director de Caribe Afirmativo.

“Primero, la Corte le exige al establecimiento comercial que se disculpe por escrito y de manera privada con estas mujeres que fueron agredidas, y segundo, le pide que garantice que sus políticas de atención no tengan ningún tipo de discriminación”, agregó Castañeda.

Le puede interesar: Cinco plataformas que le ayudan a encontrar teletrabajo

Ante los hechos, Rafael Brochero, dueño de la licorera, respondió que no ve razones para disculparse.

Aseguró que en su negocio las manifestaciones de cariño seguirán siendo controladas sin importar si vienen de parejas heterosexuales o del mismo sexo.

“No veo por qué tengo que hacer algo si yo no les he faltado el respeto ni las he expulsado de mi negocio, igual yo me reservo los derechos, y a mi negocio entra quien sepa comportarse, quien no sepa comportarse automáticamente no puede entrar o tiene que desocupar el predio”, respondió Brochero.

Adicional a esto, la Corte también exhortó a la Cámara de Comercio de Barranquilla para que dentro del ámbito de sus funciones, socialicen el contenido de esta sentencia a las personas que hagan parte del registro mercantil.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO