A juicio gobernador de Nariño por irregularidades en contrato

19 de septiembre del 2019

Camilo Romero está bajo la lupa desde el 2017.

A juicio gobernador de Nariño por irregularidades en contrato

@CamiloRomero

La Fiscalía General de la Nación acusó formalmente al gobernador de Nariño ante la Corte Suprema de Justicia. Camilo Ernesto Romero Galeano es señalado por presuntas irregularidades en las condiciones para la comercialización de aguardiente Nariño, que se fijaron mediante decreto el 24 de agosto de 2016.

La suma del contrato, por el que también es acusado el gobernador encargado para esa época, Mario Fernando Benavidez, es de 18 mil millones de pesos.

Los delitos por los que Romero y Benavidez irán a juicio son contrato sin requisitos legales, interés indebido en la celebración de contrato, falsedad material en documento público, falsedad ideológica en documento público y asociación para cometer delito contra la administración pública.

Bajo la lupa desde el 2017

En ese mismo año, en entrevista con Kienyke.com, el consultor docente, profesor universitario y columnista, Jhon Mario González, le dijo al periodista Édgar Artunduaga, que la administración de Romero Galeano se enfocó en promover contratos opacos, pese a que prometió un ‘gobierno abierto’ como pilar del Plan de Desarrollo de la Gobernación.

“En ello no parecían creer sus mejores amigos, quienes a los 15 días de su elección constituyeron en la Cámara de Comercio de Pasto la Organización de Licores de Nariño. Lo que había entre manos era uno de los negocios más jugosos del departamento”, dijo el columnista.

Lea aquí: Cúcuta, escenario de otra masacre

El también exfuncionario del Banco mundial aseguró a Kienyke.com que “a pesar de que los empresarios de Licosur radicaron su solicitud de compra del aguardiente el 26 de agosto y consignaron en efectivo los 18 mil 901 millones de pesos, ya no había nada que hacer. El ‘gobierno abierto’ del mandatario Romero prefirió la opacidad para vender a crédito –lo que puede constituir un detrimento patrimonial- a su amigo Richard Portilla, de la Organización de Licores de Nariño”.

Para leer la columna completa clic aquí.

González añadió que el gobernador no esperó más propuestas “violando presuntamente el artículo 35 de la ordenanza 005 de 2012. Como mínimo, debía constituirse una garantía por valor total del crédito, pero la Organización de Licores de Nariño había consignado 2.087 millones de pesos en efectivo, un cheque sin fondos por 11 mil millones y una carta crédito por 15 mil 100 millones, que si bien pudiera cubrir el cheque no alcanzaba a sumar 18 mil 901 millones de pesos”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO