Uribe y Piedad Córdoba, el abrazo de la serpiente

Uribe y Piedad Córdoba, el abrazo de la serpiente

2 de Febrero del 2016

Como el humor colombiano es exuberante, más se demoraron ellos en piropearse que los comentaristas en ponerle título a la obra. “Es el abrazo de la serpiente”, escribieron mis amigos de “Caneca Humor”, en referencia a la película colombiana nominada a un Oscar. En este caso un Oscar Iván Zulauga.

Uribe le dijo a Córdoba que estaba hermosa, como quinceañera, al saludarla en un acto oficial celebrado en la Catedral Nuestra Señora de los Remedios, en Riohacha, donde compartieron con Rigoberta Menchú, premio Nobel de Paz, que visita esa población. Semanas atrás Piedad había dicho que sin Uribe no se puede lograr la paz en Colombia.

Pero ¿cuál es la serpiente?, se preguntaron otros de inmediato. Se supone que la dirigente liberal. Pero no se descarta que sea el expresidente Uribe Vélez, una culebra nacional venenosa, a los ojos de sus adversarios y críticos.

A manera de síntesis, para no entrar en fechas y detalles, Piedad Córdoba cree que Uribe es paramilitar. Y Uribe piensa que la exsenadora ha sido cómplice de la guerrilla, además de tener una relación muy sospechosa con los presidentes de Venezuela Chávez y Maduro.

En el viejo episodio protagonizado por el entonces senador Moreno de Caro, éste nos arrojó dos alacranes, que supuestamente éramos Piedad y yo, opositores de la reelección de Uribe, que en efecto combatimos ferozmente. Y perdimos.

Volviendo al abrazo de Uribe y Piedad (impensable hace algunos meses), hay quienes dicen que en política nadie es enemigo por siempre. El exministro Plazas Alcid considera que –con el tiempo- los adversarios pueden ser aliados y los amigos contradictores.

En este caso, es imposible que los dos dirigentes antioqueños caminen por los mismos senderos ideológicos, pero lo cortés no quita lo valiente y Uribe, por encima de todo, es hombre galán, o mejor galanteador. Además de que las víboras se respetan, o escogen momentos para el ataque.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de Edgar Artunduaga de la sección Sal y Dulce de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.