Amparo Grisales en el papel de diva vengadora

Amparo Grisales en el papel de diva vengadora

20 de Marzo del 2017

Nunca logró ser una buena cantante pero ahora los califica en el programa “Yo me llamo”, de Caracol TV. Nunca pudo llegar a grandes alturas como actriz, pero ahora brilla en su mejor papel, el de diva vengadora, que ataca inmisericorde a concursantes, a sus compañeros de jurado y a los televidentes.

Sin embargo, personajes como Omar Rincón –periodista, profesor y crítico de televisión- consideran que es nuestra única vedette, una genia en el espectáculo. Que su vida es su mejor libreto y actuación.

Amparo Grisales es sobreactuada, repetida, dice Graciela Torres, la conocida “Negra Candela”, por décadas estudiosa y analista de lo que pasa en la televisión colombiana.

Amparo –siempre erizada- no sólo desafía la edad sino al mundo y sus convenciones. Un día ya lejano contó que había hecho el amor en un avión con un actor mejicano, cuando las jóvenes de su época proclamaban orgullosas llegar vírgenes al matrimonio.

En edición anterior del mismo programa “barrió” con Jairo Martínez, otro de los jurados, quien se atrevió a enfrentarla. Amparo no tuvo empacho en llamarlo “loca” y recordarle que había trabajado como portero en una discoteca, cuando le decía al país que había logrado el sueño americano.

A la Grisales se le olvidaron sus tiempos de primípara, mendigando un papelito en televisión. Alí Humar lo recordaba en un diálogo con Kienyke: “Cuando Amparo llegó a un café que teníamos al frente de Inravisión, estábamos haciendo una novela que se llamaba ‘Cartas a Beatriz’, en vivo. Ahí aparece una enfermera, le dije a Eduardo Gutiérrez, el director. La metimos con cierta lástima y le hacíamos toda clase de maldades, como amarrarle la cinta de la bata a la silla, mientras estaba hablando…”.

-No era exuberante, en absoluto. Era insignificante, totalmente insignificante.

Alí reflexiona, se asusta y corrige: -Ya veo a Amparo demandándome mañana. Prefiero corregir: era atractiva pero sin mayor lucimiento. Atractiva, pero sin ningún atributo físico.

Amparo destroza

Que se meta con sus colegas (a “Suso” lo llamó lambón) o que le responda retadora a periodistas no es el problema. Tampoco que pretenda aplastar a su compañera de show Jessica Cediel y la trate despectivamente. Lo que incomoda, por estos días, es la forma casi humillante como califica y despacha a los concursantes.

Si bien es cierto que una parte de la audiencia le celebra sus lances –cuando no embestidas- a Pipe Bueno o al imitador de Maluma, también lo es que a veces parece ridícula en esas manifestaciones. Y detestable cuando se burla y humilla a los participantes en el concurso, obligados a bajar la cabeza ante sus demoledoras sentencias.

Este tipo de programas se mueve en dos ejes, explica el experto Germán Yances: los concursantes y los jurados.

-“Cuando los concursantes no son atractivos y vendedores, entonteces la producción echa mano de los jurados para generar conflictos que muevan el rating. Y en ese escenario de conflicto encaja perfecto Amparo Grisales, una mujer de carácter fuerte y sin muchos pelos en la lengua, que se sobreactúa defendiendo su papel de diva vengadora. Maltrata a los concursantes y a sus compañeros de jurado. Pero creo que para eso le pagan. Creo que el conflicto es dramaturgia y la dramaturgia tiene rating”.

En su defensa 

Amparo divide opiniones. Y obvio que tiene fuertes defensores. Diana Montoya, periodista de larga trayectoria profesional y hoy directora del programa “Dos y punto” (de Caracol radio) la admira, incluso en su papel de Yo me llamo:

-“Amparo es auténtica y franca, y yo personalmente me divierto mucho con sus comentarios. Le da un sabor y un “picante” al programa que difícilmente le daría otra persona. Me encanta su interacción con César y Pipe, porque aunque no siempre estén de acuerdo, los respeta. Ella dice lo que siente y sabe lo mucho que eso aporta a un buen show de televisión”.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de Edgar Artunduaga de la sección Sal y Dulce de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.