El cartel de la educación en el Magdalena

El cartel de la educación en el Magdalena

20 de Abril del 2017

Aquí hemos dicho que los organismos de control estarán enfocados en investigar la corrupción en el Magdalena, un departamento tan corrupto como Chocó o Guajira, según fuentes de esas entidades.

Uno de los periodistas más valientes y frenteros en denunciar las fechorías que se suceden en esa región del país es Alejandro Arias (también es abogado), quien –con documentos en mano- nos envía esta primera entrega, fruto de sus investigaciones, sobre cómo se roban la educación.

Reporta Arias:

De acuerdo a los registros de niños y niñas reportados en el Sistema de Matrícula Estudiantil de Educación Básica y Media – SIMAT la pérdida de la población infantil en el sistema educativo departamental en el Magdalena es escalofriante.

En el año 2002 se reportaron matriculados 203.050 alumnos; en el 2004 203.679 niños; en el 2007 218.207; en 2008 228.036; en 2009 e la  Educativas del Magdalena se redujeron a 184.226; en 2012 a 173.942 y en los años 2013 a  2016 escasamente alcanzan a contarse 175.000 niños y niñas.

Educacion y conflicto

¿Por qué no reportar estos niños y niñas en el SIMAT?

No se reportan los alumnos en el SIMAT para mantener baja la planta de docente de la Secretaría de Educación departamental, un docente por cada veinticinco alumnos. Lo que aunado a una presunta deficiencia de la infraestructura educativa, no obstante que se mantienen las mismas cantidades de aulas de 2010, la Gobernación logra registrar ante el Ministerio de Educación Nacional un número mínimo de matrícula definida como posible por atender.

En el caso del Magdalena para en los años comprendidos entre el 2013 y 2016 ésta fue de 175.462 alumnos. De suerte que todo alumno por atender por encima de esta cifra justificaba la contratación de terceros, con cargos a los recursos de la nación, para la atención educativa de estos supuestos nuevos alumnos.

Es así que con el ejercicio de ocultar o modificar el registro de la matricula de los niños del Magdalena en el SIMAT y mantener por debajo el número de docentes disponibles los gobernadores de turno, con sus Secretarios de Educación, fabricaron una excusa para contratar con terceros una canasta educativa por fuera de las instituciones del Departamento. Obteniendo por esta vía recursos adicionales del Ministerio de Educación.

Los antecedentes

Se pudo establecer, por ejemplo, que el período lectivo de 2012 la secretaria de educación del Departamento del Magdalena, al absolver un cuestionario a la Asamblea Departamental, precisó que la matrícula alcanzada había sido de 173.942 alumnos e igualmente anticipó que la matrícula proyectada para el 2013 sería de 195.060.

El 14 de marzo de 2013 el Ministerio de Educación informó que por vez primera se depuraba el Sistema de Información de la Matrícula y de acuerdo a esta depuración el Magdalena sería una de los entes territoriales certificados que tendría mayores descuentos en los recursos transferidos para atender la educación debido a que reportó una de las mayores disminuciones en el número de estudiantes matriculados.

Como consecuencia a esta disminución, progresiva e injustificada en el número de niños matriculados, se realizaron mesas de trabajo entre funcionarios de la Secretaría de Educación y de la Subdirección de Recursos Humanos del Ministerio de Educación.

De estas mesas se concluyó, en el “informe ajuste de planta docente” de fecha 21 de marzo de 2013, que la Secretaría de Educación Departamental del Magdalena no requeriría cargos docentes adicionales a lo viabilizado en un total de 7.217 docentes. Así mismo, se procedería a reorganizar la planta de personal y de esa forma reubicar a los docentes sobrantes en unos municipios y llevarlos a otros donde se requerían según los perfiles profesionales de éstos.

Con oficio fechado 25 de abril de 2013 la secretaria de educación departamental aclaró el número real de niños y niñas matriculados conforme a los registros del SIMAT precisando que a corte 25 de abril de 2013 los alumnos matriculados no eran los que se habían proyectado matricular (195.060) sino que en realidad sólo se registraban 175.548; es decir, 19.512 alumnos menos.

De estas mesas se concluyó, en el “informe ajuste de planta docente” de fecha 21 de marzo de 2013, que la Secretaría de Educación Departamental del Magdalena no requeriría cargos docentes adicionales a lo viabilizado en un total de 7.217 docentes.

Claro que con el mismo oficio ya anunciaba la necesidad de contratar con entidades privadas la atención de 22.342 alumnos que no figuraban en el SIMAT y que súbitamente habían aparecido.

Antecedentes de las Fundaciones Club Juvenil del Sur y Fundación Servimas

¿Cómo es que aparecen tantos niños de la noche a la mañana y cómo es que se definen la necesidad de contratar con terceros cuando ya se había concluido que no se necesitaban docentes adicionales para atender una población estudiantil que presentaba un número muy inferior al proyectado atender?

Ciertamente los niños y las niñas no son nuevos, desde años este censo de menores por fuera del SIMAT es un tesoro que capitalizan ciertas ONG´s para construir un negocio bajo la contratación de canasta educativa.

Al visitar los 28 municipios del departamento del Magdalena es común encontrar en casas, garajes y gallineros niñas y niños atendidos por Fundaciones que contratan docentes por debajo de los salarios de ley, sin prestaciones sociales y a los que literalmente esclavizan durante el año y faltando 20 semanas para terminar el año lectivo, en la mayoría de los casos, terminan legalizando esta precaria atención de los menores con la administración Departamental. Todo con el conocimiento de los gobernadores, Secretarios de Educación y hasta órganos de control haciendo de esta práctica un negocio.

Sobre esta situación dio cuenta la docente Enilda Rudas, docente en el corregimiento de Tucurinca Municipio de Zona Bananera, quien denunció ante la Asamblea departamental el 11 de julio de 2013 que desde 2009 presta sus servicios como educadora atendiendo menores del sistema educativo del Magdalena. Servicio que le fueron contratados a través de las ONG´s Fundaciones Club Juvenil del Sur y Fundación Servimas. Ella y sus compañeros de docencia atiende a más de 500 niños que nunca han ingresado al SIMAT, salvo cuando la atención de estos menores es contratada por el Departamento con estas Fundaciones.

Enilda Rudas denunció que jamás les pagan completo sus salarios ni prestaciones, que los niños no reciben la educación que requieren y que estas dos ONG´s se pelean el censo de los niños en su corregimiento para posteriormente contratarlo con el Departamento.

Los niños y niñas no estaban tan perdidos

Esta práctica de la aparición de niños y niñas de la noche a la mañana no es tan nueva.

El 6 de marzo de 2012 el Hoy Diario del Magdalena publicó que la Fundación para el Servicio Social y Empresarial del Caribe – Servimas había detectado en el departamento del Magdalena más de 12 mil niños, niñas y adolescentes que estaban por fuera del sistema educativo oficial y no habían tenido ningún acercamiento con el proceso de formación. La mayoría de estos menores, según la información publicada, se encontraban en veredas, fincas y corregimientos de la geografía del Magdalena.

Estos niños le aparecieron milagrosamente a la Fundación Servimas en marzo de 2012, cuando por casualidad para el cierre de 2011 el SIMAT reportaba una reducción en la matrícula de 48.126 estudiantes.

Los contratos

En el 2013 la Gobernación del Magdalena, apoyado en esta modalidad de negocio de la educación de la población infantil y juvenil más vulnerable, suscribió dos contratos por valor de $ 23.985´721.888 así.

Con la Fundación para el Servicio Social y Empresarial Caribe -SERVIMAS-  el contrato N.° 544 del 2 de julio de 2013 por valor de $ 18.531´284.564 y con la Fundación Club Juvenil del Sur el contrato N.° 545 del 2 de julio de 2013 por un monto de $ 5.454´437.424.

No obstante que el Decreto 2355 de 2009 dispone que para realizar la contratación del servicio público educativo debía establecerse previamente el listado de los niños, niñas y jóvenes que serían atendidos en desarrollo de cada contrato, la Gobernación del Magdalena pasados dos meses luego de suscritos los mismos no tenía idea cuántos niños realmente debía atender con los contratos cuyos anticipos diligentemente había girado.

Así consta en el Acta suscrita por la Secretaría de Educación del Magdalena con funcionarios auditores de la Contraloría General de la República -CGR- el 13 de septiembre de 2013 donde se dejó constancia que la Secretaría de Educación no tenía “debidamente establecido y determinado la ubicación exacta en donde se están prestando los servicios y dependa de los contratistas para que sean ellos quienes le informen a la Secretaría los lugares donde vienen dando debido cumplimiento a los contratos suscritos“.

Subordinación de la que la Secretaría de Educación departamental igualmente había dejado constancia en el acta suscrita el 20 de agosto de 2013 con la CGR al precisarse que “al ser consultada la Supervisora de los contratos acerca de si los contratistas Servimas y la Fundación Club Juvenil del Sur, hicieron entrega de la información relacionada a la base de datos de la población educativa a atender, discriminada por sedes, municipios y la planta de docentes, ante lo cual la señora Supervisora manifiesta que los contratistas no han entregado la información completa, únicamente ha entregado información parcial Servimas y la Fundación Club Juvenil del Sur por lo que va a proceder a hacerles un oficio para que envíen la información“.

¿Por qué razón la Secretaría de Educación no tenía estas bases de datos de los niños que debían ser atendidos no obstante que presuntamente con las mismas logró la aprobación del Ministerio de Educación para adicionar recursos para esta contratación? Porque las tales bases de datos no existían.

De acuerdo a nuestras investigaciones se pudo precisar que las contratistas, Servimas y la Fundación Club Juvenil del Sur, mediante la manipulación del SIMAT entre junio y julio de 2013 sacaban a los niños y niñas que ya venían siendo atendidos por la red pública y privada de educación del departamento desde el mes de febrero para volver a ingresar a los mismos niños al SIMAT pero ahora bajo la modalidad de niños no atendidos por la red de educación departamental y rotulados como niños en condición de vulnerabilidad.

Por otra parte, con la complacencia silenciosa del Ministerio de Educación niños de un municipio fueron incluidos en el registro de matricula de Instituciones Educativas ubicadas en  otros diferentes y casos de niños y niñas que ni las instituciones educativas que los registraron como matriculados y figuraban como atendidos por ellas sabían de su existencia.

Negociado que para incrementar las utilidades, las firmas contratistas de la Gobernación, no entregaban la canasta educativa contratada; esquilmaban a los docentes los derechos y prestaciones laborales y ofrecieron a los niños y niñas más pobres del departamento atención educativa por solo cuatro meses cuando la exigencia legal obligaba el año lectivo. Conforme se pronunció el Ministerio de Educación Nacional, mediante oficio N° 2012EE82157 del 24 de diciembre de 2012, con el que destacó que el artículo 8 del Decreto 2355 de 2009 establece que las entidades territoriales que inicien los procesos de contratación del servicio educativo, deben “garantizar que, en desarrollo de la contratación que realicen, se preste el servicio educativo formal durante todo el año lectivo y se ofrezcan en su totalidad los programas curriculares y planes de estudio de los niveles y grados determinados en el Proyecto Educativo Institucional (PEI) o en el Proyecto Educativo Comunitario (PEC)”.

Incumplimiento encontrado por la Contraloría General de la República -CGR-

Luego de haberse denunciado estos hechos ante la CGR esta entidad de control instruyó una auditoria a tales contratos en tiempo real.

Gracias a la auditoría realizada se dispusieron deducciones de los valores a pagar por monto de $ 746´094.394, así: A Servimas la suma efectivamente comprobada como no ejecutada de $ 579´254.415 y en el caso de la Fundación Club Juvenil del Sur la suma efectivamente comprobada como no ejecutada de $166´839.979.

No obstante, hoy persisten las deudas de estas contratistas en favor de Instituciones y docentes subcontratados por concepto de arriendos y prestaciones laborales. Situación que fue puesta en conocimiento de la CGR y por las que confirman las investigaciones y medidas fiscales pertinentes presuntamente continúa sin que a la fecha informen resultado alguno.

Los posteriores contratos

No obstante los anteriores antecedentes, el Ministerio de Educación volvió a autorizar adiciones para repetir la misma modalidad de contratación en el 2014.

En esta oportunidad la Gobernación del Magdalena volvió a suscribir con la Fundación Club Juvenil del Sur  el contrato N.° 529 del 16 de mayo de 2014 por valor de $ 8.848´905.458, del que ya pagó un anticipo de $ 4.424´452.729; con Fundación para el Servicio Social y Empresarial Caribe – Servimas el contrato N.° 530 del 16 de mayo de 2014 por valor de $ 7.494´959.504 del que ya pagó un anticipo de $ 3.747´479.752 y con la Fundación Social para la Asesoría e Investigación Científica y Pedagógica -FUNPED-  el contrato N.° 531 del 16 de mayo de 2014 por valor de $ 4.305´879.173, del que ya pagó un anticipo de $ 2.152´939.586.

Los audios que implican a la actual Gobernadora del Magdalena y Fiscalía

El periódico local de Santa Marta SUMARIO en relación con estos hechos divulgó un audio de la actual Gobernadora del Magdalena, Rosa Cotes de Zúñiga, en la que se le escucha haciendo una distribución entre oferentes aparentemente de los recursos productos de estos contratos logrados con el Ministerio de Educación en épocas en que se desempañaba como gestora social de la Gobernación del Magdalena en la administración departamental cuando su sobrino, Luis Miguel Cotes Habeych, ejercía como Gobernador.

No obstante que apoderados de la Gobernadora y la Gobernación del Magdalena emitieron comunicados de prensa afirmando era un montaje y que esos contratos nunca existieron la misma Gobernadora, Rosa Cotes, confirmó a un periodista del periódico SUMARIO y corresponsal de Noticias Uno en Santa Marta que sí era su voz y que sí participó en esa reunión pero explicó que la supuesta distribución no se trataba de recursos entre los contratistas sino de niños.

Informes de Noticias Uno 21 de mayo de 2016