De la Calle y Bojanini en la pasarela presidencial

De la Calle y Bojanini en la pasarela presidencial

30 de Enero del 2016

El acreditado Hay Festival en Cartagena, escenario anual para celebrar “la fiesta de las ideas y de la palabra” se convirtió en esta edición en pasarela política y oportunidad para medir el aplausómetro de algunos asistentes.

Imbatible, Humberto De la Calle, el jefe negociador del gobierno con las FARC, resultó el más ovacionado y donde quiera que estuvo y habló salió en hombros, para utilizar términos taurinos.

De la Calle, acostumbrado a las aclamaciones (lo fue como ministro en la Constituyente de 1991) es visto como uno de los posibles y más fuertes candidatos a la Presidencia de la República, en reemplazo de Santos.

Aunque ha dicho que no tiene en sus planes esa aspiración –en política también se llega remando hacia atrás- tanta popularidad y cariño recibidos en Cartagena ratifican su condición de una carta excepcional para disputar la primera magistratura, quizá con el vicepresidente Vargas Lleras, en plena campaña y en el partidor desde hace varios años.

Pero hubo otra sorpresa en el Hay Festival: la presencia fulgurante de David Bojanini, que por razones de su trabajo empresarial no suele competir por aplausos ni postulaciones políticas.

Quizá él no lo pretenda pero en las reuniones formales y sociales que se están sucediendo en desarrollo del encuentro cultural (Kienyke ofreció una gran fiesta) el nombre de Bojanini rodó de boca en boca como posible alternativa presidencial en el inmediato futuro. ¿Quién ha dicho que sólo los políticos pueden pretender la jefatura del Estado?.

Bojani ha sido estrella en Cartagena y tiene una constelación propia. Al fin y al cabo preside el poderoso grupo Sura y es líder reconocido en el empresariado antioqueño y nacional. Como sucesor de Nicanor Restrepo –figura de imponderables méritos y reconocimientos- obliga a que los reflectores enfoquen su actividad.

Amable con todos, sencillo no obstante su poder, claro en sus planteamientos, y con un don de gentes arrollador, Bojani puso su bandera –nunca adrede- para que todos pensaran, como lo están haciendo, que el país tiene otra buena alternativa presidencial.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de Edgar Artunduaga de la sección Sal y Dulce de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.